Circulación masiva de viajeros aceleraría contagios en enero


REPUNTE. En segunda semana de diciembre se experimenta un 100% de aumento de positivos. CUIDADOS. Instan a viajeros y contactos a estar atentos a síntomas y realizarse controles.

El masivo éxodo de paraguayos además del arribo después de años de connacionales residentes en el extranjero permeabilizan en este momento las fronteras. Este amplio tránsito de personas, con la circulación comunitaria en más de 70 países de la variante sudafricana ómicron, tendría su reflejo en el aumento de casos Covid-19 en las primeras semanas de enero.

El tráfico de personas que solo en 10 días, y solo al Brasil, llega a los 11.000 viajeros superaría a lo registrado en el verano pasado cuando en marzo se reportaron los primeros casos importados de la variante brasileña P1 de Manaos, según señala el infectólogo Tomás Mateo Balmelli.

“En estas fechas Paraguay se globaliza. La frontera sanitaria se permeabiliza y ahí comienza la transmisión, en enero vamos a ver el incremento”, refiere.

Para el médico, el escenario actual de contagios ya está experimentando el repunte. “En las últimas dos semanas hemos tenido un incremento del 100% de la transmisión del virus, por la cantidad de nuevos casos que estamos teniendo día a día“, resalta Balmelli.

Añade que “por el comportamiento más benigno de la variante, estamos teniendo pacientes que no se internan, aunque tenemos más de 100 internados y 50 en terapia intensiva, hoy en día hay respuesta sanitaria, si esto sigue creciendo a la velocidad que está creciendo en la transmisión comunitaria, muy probablemente con las fiestas de la Navidad y el Año Nuevo, más la cantidad de paraguayos que están yendo al exterior, no solamente al Brasil, sino también a Centroamérica, al Caribe, a Uruguay, muy probablemente tengamos un inicio de año más complicado desde el punto de vista de la transmisión comunitaria”, puntualiza el profesional.

Con los datos manejados sobre la variante ómicron, Mateo Balmelli señala que la preocupación se centra en la alta transmisibilidad, que incluso cuando se trate de cuadros leves puede colapsar el sistema de salud.

“El problema indirectamente afecta, al haber más infectados va a haber más enfermos, y se puede llegar a saturar el sistema sanitario. Hay que tener cuidado, hay que realizar las actividades al aire libre y hay que cuidarse y seguir las medidas sanitarias y seguir vacunándose”, subraya, en tanto celebra que más de 100.000 personas se vacunaron tras un largo periodo de escasa vacunación. “Se están vacunando y eso no es por conciencia social, se vacunan porque tienen que viajar”.

El riesgo de un gran brote de casos es posible con el ingreso de la variante ómicron como se había experimentado con la Manaos desde marzo a julio de este año, con lo que solo resta cumplir con medidas y vacunación.

“En enero y febrero fueron 35.000 personas, para el 2022 vamos a superar las cifras, porque hay más tranquilidad epidemiológica en la región, por más que San Pablo ya tiene alta transmisión comunitaria”, asegura el infectólogo.

En estas fechas Paraguay se globaliza. La frontera sanitaria se permeabiliza y ahí comienza la transmisión. En enero vamos a ver el incremento. Dr. Tomás Mateo Balmelli, infectólogo.

Protocolo para contactos y positivos

Viajeros positivos en el extranjero deben aguardar su alta epidemiológica para regresar al país. En el caso de ingresar con un test negativo, pero experimentar síntomas, los pasajeros deben realizarse un test en el país, que se debe realizar al quinto día luego de la primera muestra llevada a cabo antes del ingreso.

Es decir, si se sometieron a la prueba PCR 72 horas antes de embarcar, debería repetirse la toma de muestra al segundo día del regreso. Igualmente, explica la doctora Sandra Irala, si hubo contacto con positivos durante vuelos, incluso tras el negativo del quinto día, deberán por precaución aguardar dos días más de aislamiento para cumplir un mínimo de 7 días, descartando cualquier posibilidad de incubación del coronavirus.

En este punto, la directora de Vigilancia de Salud destaca que lo ideal es guardar aislamiento unos 10 días, atendiendo a la posibilidad de ser asintomático. En todos los casos se sugiere evitar contactos en todo el proceso y estar atentos a cualquier síntoma sospechoso por más leve que sea la molestia.

ultimahora

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *