Argentinos no podrán financiar con TC pasajes y compras en Paraguay


En medio de una importante escasez de dólares en Argentina, el Banco Central de ese país anunció que prohibió la posibilidad de que los ciudadanos argentinos compren pasajes, alojamientos o servicios en el exterior en cuotas con su tarjeta de crédito.

La medida podría restar dividendos al mercado paraguayo que, en los últimos años, viene recibiendo una afluencia interesante de argentinos, quienes realizan compras e invierten en Paraguay. Las franquicias del rubro gastronómico e indumentaria, así como los bienes raíces y la industria, despertaron el interés de los argentinos.

A través de la Comunicación 7407, la entidad que conduce Miguel Pesce informó a las entidades financieras y a las empresas no financieras emisoras de tarjetas de crédito que, desde este viernes, no se podrán financiar en cuotas las compras efectuadas a través de los plásticos de pasajes hacia otros países y de servicios turísticos en el exterior.

“Establecer, con vigencia a partir del 26.11.21, que las entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito no deberán financiar en cuotas las compras efectuadas mediante tarjetas de crédito de sus clientes -personas humanas y jurídicas- de pasajes al exterior, y demás servicios turísticos en el exterior (tales como alojamiento, alquiler de auto, etc.), ya sean realizadas en forma directa con el prestador de servicio o indirecta, a través de agencias de viajes y/o turismo web u otros intermediarios”, dice la escueta y sorpresiva disposición del BCRA.

El nuevo cepo al dólar llega a 10 días de las elecciones y a semanas de que se inicie la temporada veraniega, es decir, el momento en que se aceleran este tipo de contrataciones. Es un intento por frenar una salida importante de divisas por gastos turísticos en el exterior, aunque las proyecciones hablan de una merma importante en la cantidad de residentes locales que optarían por veranear fuera del país, por el diferencial de costos y las dificultades para acceder al dólar.

Busca “cortar” lo que en el ente monetario consideran un “subsidio” a la adquisición prorrateada de dólares, razón por la cual solo permite la compra financiada de estos consumos en la medida que no vulneren los límites de compra que cada titular tiene aprobados (opción posible para muy pocos). En caso de que lo hagan, busca que se desalienten, aplicando tasas de interés a esas financiaciones que, en muchos casos, se habían lanzado y concretado hasta aquí con cuotas fijas y sin interés.

Créditos
Fuentes oficiales contaron a LA NACION que los bancos podrán dar un crédito para pagar el pasaje, un préstamo personal, o se podrá usar el mínimo de la tarjeta para financiar al 43 %. La decisión tiene que ver con eliminar la posibilidad de vender dólares financiados a un sector que viaja al exterior en momentos de escasez de reservas internacionales.

“El efecto confirmación es terrible”, afirmó a este medio Gabriel Caamaño Gómez. “Muy probablemente esto termine teniendo un efecto peor, porque confirma los temores de un montón de gente”, dijo el economista, que remarcó el efecto que produce la brecha al 100 %, la tasa en pesos negativa y el apalancamiento de la demanda de transables en ese contexto. “Ellos mismos están apalancando esa demanda, y eso les juega muy en contra”, aseguró.

elnacional

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *