Cuál es el centavo de dólar más valioso: pesa 3 gramos, parece una moneda cualquiera pero vale unos USD 2 millones


Se conoce el paradero de sólo uno de estos “pennies” de la Segunda Guerra Mundial. Se cree que el resto están perdidos y los coleccionistas siguen buscándolos

Las monedas aparentemente más comunes pueden tener un valor mucho mayor al que tienen grabado en su reverso o, incluso, varias veces por encima de lo que vale el metal en el que fueron acuñadas. Errores en la confección, la existencia de pocos ejemplares otros detalles pueden explicar que el valor de colección vuelva millonario a quien lleve una de estas monedas en el bolsillo. Y en lo que hace a dólares estadounidenses, quizás ninguna otra moneda represente la diferencia entre tamaño y valor de reventa como el centavo de bronce de 1943. Es el “penny” de Lincoln, como se llama a la moneda de 1 centavo de dólar, más valioso que se conozca.

En este caso, se cree que la moneda nace por error. Los accidentes pueden producir las monedas más raras. Cuando los Estados Unidos cambiaron de la aleación de bronce a los centavos de acero cincado en 1943, sólo un relativo puñado de centavos de bronce se coló y terminó siendo producido. Se calcula que cada una de las casas de la moneda de Filadelfia y San Francisco emitió menos de 20 en total. Y hoy se sabe el paradero exacto de apenas una de ellas: el resto permanecen perdidas, probablemente en manos de alguien que desconoce la fortuna que tiene entre manos.

En 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, la Casa de la Moneda de los Estados Unidos acuñó centavos de acero recubiertos de zinc para ayudar a conservar el cobre y el estaño necesarios para el armamento de las tropas estadounidenses que luchaban en Europa y Japón.

Autorizada por una ley de 1942 que cambiaba temporalmente la composición de los centavos Lincoln, en 1943 la Casa de la Moneda acuñó más de mil millones de estos centavos de acero que llegaron a conocerse como “steelies”.

Aunque estas monedas son las favoritas de los coleccionistas -especialmente los buenos ejemplares que no se han deteriorado como otros millones-, es la rara moneda acuñada ese año con la composición metálica original la que realmente ha cautivado la imaginación de los coleccionistas durante décadas. Unas pocas, no se conoce bien la causa, se acuñaron en la aleación tradicional previa a los racionamientos de guerra.

Ese año se acuñó por error un número ínfimo de centavos en los cuños de cobre que se habían utilizado anteriormente. Se cree que estas monedas se hicieron porque algunas de las planchas de cobre del año previo se habían dejado en las tolvas cuando se estaban fabricando los centavos de acero. O que se erró en forma adrede.

La moneda pesa apenas 3,11 gramos y el valor del metal que se utilizó para acuñarla se estima en apenas 2,8 centavos de dólar. Pero su valor de subasta podría superar los USD 2 millones
Ampliamente publicitados desde la década de 1940, estos raros centavos de cobre se convirtieron inmediatamente en objeto de atención tanto de los coleccionistas como del público en general, lo que llevó a décadas de búsqueda de rollos de centavos con la esperanza de hallar estas raras monedas que podrían valer una fortuna.

En la actualidad, se ha confirmado la existencia de un total de 27 monedas de cobre de 1943 que han sido clasificadas, incluidas seis de la serie 1943-S, así como la única serie 1943-D. Siete de los 27 han sido calificados por PCGS y 13 por NGC, dos referencias en el mundo de la numismática.

La moneda pesa apenas 3,11 gramos y el valor del metal que se utilizó para acuñarla se estima en apenas 2,8 centavos de dólar. Pero su valor de subasta podría superar los USD 2 millones.

El sitio web de PCGS cita a un de John Wexler y Kevin Flynn con una hipótesis respecto al nacimiento de esta moneda.

“Este ejemplar remonta sus orígenes a una moneda fabricada deliberadamente probablemente por John R. Sinnock, grabador jefe de la Casa de la Moneda de EE.UU.”
“El centavo de bronce de 1943-D era propiedad de un antiguo empleado de la Casa de la Moneda de Denver que se cree que lo acuñó. Esta moneda tiene el golpe más fuerte de cualquier centavo de bronce de 1943. Se especula que la persona introdujo a mano un planchet de bronce en la prensa de acuñación, lo golpeó dos veces para que surgiera el diseño y luego lo guardó. Tanto en el anverso como en el reverso hay fragmentos de zinc, lo que significa que los troqueles se utilizaron para acuñar primero los céntimos de acero normales de 1943 recubiertos de zinc. La moneda se mantuvo en secreto durante años. Tras el fallecimiento de esta persona, la moneda fue entregada a uno de sus hijos, que en 1996 la consignó a las Galerías Superior para su subasta. La moneda fue examinada por la ANACS en 1979 y declarada “auténtica”. En 1996, fue enviada a NGC, donde recibió la calificación de MS64BN. Desde entonces ha sido certificada por PCGS como MS64BN. Esta moneda se vendió recientemente por 212.750 dólares, el segundo precio más alto jamás pagado por un centavo de Lincoln”.

En una historia contradictoria, Sol Taylor escribió lo siguiente en el libro “Making Cents” de 2008.

“Finalmente se conoce un ejemplar del centavo de 1943-D en bronce. Este ejemplar remonta sus orígenes a una moneda fabricada deliberadamente probablemente por John R. Sinnock, grabador jefe de la Casa de la Moneda de EE.UU. en aquella época, ya que se descubrió posteriormente en la herencia de una mujer con la que Sinnock salía en la década de 1940, cuando ambos vivían en la pequeña ciudad de North Tonawanda, N.Y.”

El precio récord de un centavo de cobre de 1943 es la venta en 2010 de la única moneda de 1943-D, clasificada por PCGS MS64 Brown, por 1.750.000 dólares.

Esa misma moneda se vendió por 212.750 dólares en una venta celebrada en 2003 por Goldberg Auctioneers, lo que supone un aumento del precio de casi el 1.000% en sólo siete años. Y hoy podría valer más.

El sitio USD Coin Book estima que el precio actual, si saliera de nuevo a subasta, rondaría los USD 2.196.797, transformándola en el el centavo más valioso.

infobae

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *