La nueva frontera del desarrollo


El cambio climático está alterando los sistemas naturales y económicos. De hecho, la necesidad de contener el aumento del calentamiento global mediante la reducción de las emisiones de gases requiere la incorporación de la protección de la naturaleza en el sistema de precios, lo que afectará la asignación y uso de los recursos. La protección del planeta es, por supuesto, una cuestión prioritaria, pero plantea un nuevo desafío económico para los países en desarrollo.
América Latina, que ya enfrenta inmensos desafíos para desarrollarse, también tendrá que enfrentar la agenda climática. Pero la combinación de emisiones relativamente bajas con la disponibilidad de bosques inmensos, biomas ricos y recursos hídricos y naturales únicos proporciona a la región oportunidades comerciales sin precedentes.
Para convertir esos desafíos en oportunidades, será necesario fusionar los caminos de la protección ambiental con los del desarrollo. En este sentido, habría al menos dos vías por explorar. Por un lado, estarían las demandas de la región para enfrentar el cambio climático. Por otro lado, estarían los aportes de la región para apoyar la descarbonización y la sostenibilidad a nivel global.
Con base en la demanda, la región necesita mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático. Um estúdio del IFC identifica y mide nuevas oportunidades comerciales en las cuatro economías más grandes de la región en las áreas de energía renovable, eficiencia energética industrial, transporte y edificios ecológicos y residuos. Aunque de alcance limitado, el estudio y las estimaciones indican acuerdos del orden de $ 2.64 billones entre 2016 y 2030, o algo así como $ 176 mil millones por año. Como referencia, este valor está muy por encima del valor promedio anual de las inversiones extranjeras directas en América Latina entre 2016 y 2020, que fue de US $ 138 mil millones.
Las estimaciones de negocios por país llevarían a un aumento correspondiente del 27% en el valor de la formación bruta de capital fijo en Argentina; 32% en Brasil; 20% en Colombia; y 21% en México. Pero, lo que es aún más importante, debido a su naturaleza productiva y tecnológica, esas empresas podrían movilizar muchas y variadas cadenas de valor, capacitar mano de obra, crear muchos puestos de trabajo, mover mercados de servicios, capital y financiamiento y ayudar a generar círculos virtuosos de desarrollo.
Desde la oferta, la región estaría bien posicionada para brindar soluciones convergentes con los intereses y necesidades de terceros en áreas como la seguridad alimentaria, descarbonización, sustentabilidad y bienestar. Estos incluyen bioenergía, alimentos orgánicos, alimentos producidos de manera sostenible, proyectos de conservación verde y azul, exploración sostenible de la biodiversidad, bioeconomía y turismo sostenible, por nombrar algunas actividades.
Esta agenda también podrá movilizar muchas y variadas cadenas de valor y capacitar y generar muchos puestos de trabajo, y requerirá la misma cantidad de negocios e inversiones en sectores subsidiarios. Pero lo más importante, esta agenda tiene un alto potencial para apalancar y promover la investigación, la innovación y el desarrollo de nuevos mercados, lo que podría tener implicaciones para el desarrollo sostenible.
Si bien los negocios asociados a la oferta y demanda son económicamente relevantes, es en el mercado de créditos de carbono donde se encontrarían las posibilidades más importantes e inmediatas de generación de ingresos, ya que varios países de la región podrán participar y beneficiarse de ese mercado debido a las favorables condiciones naturales.
De hecho, 4/5 de las emisiones globales aún pasan por alto los mercados de carbono y, de la parte ya incorporada, el precio promedio por tonelada es de solo US $ 3. Aunque todavía está caliente, este mercado debería ganar impulso este año, incluso con el apoyo de las economías más grandes, y se espera que se expanda sustancial y rápidamente durante los próximos años. El FMI propone la creación de un piso internacional para el precio del carbono de US $ 75 por tonelada que se alcanzará en 2030. Ciertamente, esta perspectiva es muy alentadora para la región.
La nueva frontera del desarrollo es amplia y tiene un potencial empresarial muy superior al estimado por la CFI, lo que podría ser decisivo para el desarrollo económico y la lucha contra la pobreza y para la inclusión de la región por la puerta de entrada a la economía del siglo XXI. A diferencia de otras estrategias de desarrollo, la estrategia verde atrae financiamiento internacional en condiciones ventajosas y ofrece perspectivas de negocios y empleo para el campo y las ciudades, para las minas y fábricas, para las oficinas y para las calles, y para los grandes, pero también para los pequeños y pequeños. empresas medianas.
La realización de todo ese potencial requerirá esfuerzos enormes y oportunos para alinear intereses, el establecimiento de coaliciones y asociaciones, y liderazgo y proactividad en torno a una política positiva y normas verdes, tanto a nivel nacional como internacional. El período posterior a la pandemia será el momento ideal para “reajustar” las estrategias y programas de desarrollo de la región. No podemos permitirnos desperdiciarlo.
Fuente: CAF

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *