¿Quemadura de viento o piel súper seca?


Por supuesto, las quemaduras solares del verano no son broma, pero la dolorosa piel enrojecida y agrietada que surge en el invierno también lo es. Aquí te contamos cómo saber la diferencia entre esos dos problemas de invierno.
Sin embargo, cuando se trata de restaurar la piel, tenés que conocer el problema que estás intentando solucionar. Y en este caso, es mucho más fácil decirlo que hacerlo porque es difícil diferenciar entre dos problemas estacionales muy comunes: quemaduras de viento y piel súper seca.
Ambas situaciones pueden verse y sentirse muy similares: seco, enrojecido y todo tipo de irritación. ¿Sin embargo, una gran pista sobre lo que estás tratando? Pensá en lo que estabas haciendo antes de que esas reacciones comenzaran a actuar.
Quemadura por viento
“Las quemaduras de viento son el resultado de temperaturas frías y de baja humedad en el aire. La combinación agota los aceites naturales de la piel, haciéndola vulnerable a la sequedad y enrojecimiento”, dice la dermatóloga Dendy Engelman.
Piel Seca
“La piel seca, por otro lado, también puede estar enrojecida, tirante e irritada, pero no siempre se debe a factores ambientales. Podría ser por falta de humectante, lavado con agua caliente, exfoliación excesiva, rosácea, eczema, y otras cuestiones “, indicó la especialista en dermis en un reporte a Well and Good.
¿Dónde estuviste antes?
Entonces, si de repente experimenta ese enrojecimiento y sequedad justo después de estar al aire libre, los signos apuntan a quemadura por viento, que ocurre cuando su piel entra en contacto con esas temperaturas frías (¡y el viento, obviamente!) Sin la protección adecuada.

lanación

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *