La hipotermia puede causar paros cardíacos, advierte emergentóloga de Clínicas


La hipotermia es una urgencia médica que ocurre cuando el cuerpo pierde calor más rápido de lo que produce, provocando una peligrosa disminución de la temperatura corporal, y en estas condiciones de ambiente frío polar, muchas funciones vitales como las cardíacas se ven deterioradas.

Según la Dra. Karina Rivarola, especialista internista y emergentóloga del Hospital de Clínicas, al estar deterioradas las funciones vitales, sobre todo las cardiacas, y en caso de una hipotermia, se produce de manera brusca una fibrilación ventricular que significa ritmo de paro cardíaco.

“La hipotermia se produce cuando el cuerpo humano tiene la temperatura corporal menor a 35 ºC. Generalmente la causa principal es la exposición al descenso de la temperatura al no contar con las condiciones de protección para que el organismo pueda recuperar la temperatura habitual de 36º a 37 ºC. Por eso es muy importante en esta etapa de temperaturas muy bajas resguardarse del frío”, señaló la doctora.

En ese contexto, instó a la población evitar la exposición a la intemperie, utilizar abrigos correctos para la estación, consumir alimentos con temperaturas adecuadas o especialmente calientes para que ayuden de alguna manera al cuerpo para entrar en calor. Recomendó a aquellas personas que por trabajo u obligaciones permanecen en exteriores, consumir alimentos calientes e ingerir infusiones calientes como café, cocido o mate, de manera a mantener el calor corporal.

Así mismo, sugirió utilizar ropas bien abrigadas para proteger el cuerpo y aconsejó a las personas en situación de calle a acudir a los sistemas de emergencias que cuentan con albergues, más aún en esta etapa de pandemia.

“La hipotermia es muy relativa en cada cuerpo, pero se describe que el organismo entra en fibrilación ventricular, ritmo de paro cardiaco, entre menos de 30 ºC de temperatura corporal. En ese momento, el cuerpo entra en letargo, se deterioran todas las funciones mentales, porque lo que trata de hacer el organismo es una vasoconstricción para mantener la función cardiaca”, explicó la especialista.

Agregó: “Sobre la función cerebral hay una disminución en el flujo de sangre de la periferia, se concentra todo a nivel central, entonces se produce insensibilidad, incluso pérdida de conocimiento, lentitud mental y si el descenso de la temperatura del cuerpo continúa, se entra en el ritmo de paro”.

Ambientes con calefacción
Por otro lado, Rivarola recomienda la calefacción por un momento, solo para mantener el calor de las habitaciones y luego apagarla; no dejarla prendida durante largos periodos o toda la noche. Aconsejó abrigarse bien y tratar de mantener los espacios abiertos, teniendo en cuenta la circulación del virus SARS-CoV-2, sobre todo si no se pertenece a las burbujas laborales o familiares.

Igualmente, recordó que se debe tener mucho cuidado con el uso del brasero o estufa para evitar incendios o quemaduras en los niños. Además, instó a seguir las medidas sanitarias con el uso del tapaboca, lavado frecuente de manos, distanciamiento social y ventilar los espacios cerrados, sobre todo ante la llegada de la nueva variante del COVID-19.

lanación

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *