Carrulim: una poderosa tradición


Llega agosto y, como todos los años, mucha gente se prepara para beber el primer día del mes el carrulim (caña, ruda y limón). Ya sea por costumbre o la creencia de que protege contra futuros males, los gestores culturales consideran importante mantener estas tradiciones, para que no se pierdan entre las telarañas del tiempo.

Mientras algunos afirman que las tradiciones son parte del imaginario popular, existen personas que se esfuerzan por conservarlas como parte de nuestra identidad. Entre estas tradiciones están, por ejemplo, el clásico carrulim (caña, ruda y limón), el brebaje que se consume el 1 de agosto como antídoto contra los males que pudiera traer el octavo mes del año, además de las siete hierbas en el mate o tereré.

Según el licenciado Clemente Cáceres, promotor cultural de la Dirección General de Cultura de la Municipalidad de Asunción y encargado de las recordaciones del calendario folclórico, la costumbre de beber carrulim, actualmente, es un recuerdo, tal vez un homenaje, porque ya casi no tiene la misma función de lo que significaba en tiempos de la colonia, durante la época del doctor Francia o hasta hace un siglo, cuando no existían todavía medicinas específicas para algunos males. “Porque la caña, ruda y limón eran un antigripal poderoso que se tomaba todo el tiempo para contrarrestar la gripe y todas sus complicaciones. El carrulim es un aporte de abcespañoles. Estos tres eran los principales elementos de la medicina popular”, comenta.

abc

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *