Hacienda prevé subas para tabacos y bebidas e incorpora a autos usados


El proyecto de reforma tributaria del Ministerio de Hacienda plantea aumentos en tasas máximas del impuesto selectivo al consumo (ISC), en la aplicada a dividendos y unifica la del impuesto a la renta personal (IRP).

A pesar del anuncio efectuado por el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, y el ministro de Hacienda, Benigno López, de que no habría aumento de las tasas de los impuestos, el proyecto de ley de reforma tributaria sí contempla un importante ajuste en diversos sectores.

En el impuesto selectivo al consumo (ISC), que grava la comercialización de tabaco, bebidas gaseosas y alcohólicas, entre otros productos, prevé tasas máximas de entre 8% a 35%, muy por encima de lo que actualmente están vigentes (ver infografía).

Además, se incorpora a la lista del ISC a los automóviles nuevos y usados, motocicletas, embarcaciones y aeronaves con una tasa máxima del 10%.

Esta propuesta de gravar los autos usados viene de la comisión técnica conformada por el gobierno anterior y cuyas recomendaciones fueron tomadas como texto base para la discusión en la actual Comisión Técnica Económica Tributaria (CTET), que revisa el sistema impositivo.

El proyecto, sin embargo, establece facultades para que el Poder Ejecutivo decida el nivel de las tasas a ser aplicadas de acuerdo a la coyuntura económica del país, aunque desde el sector privado buscan introducir alguna variable al respecto.

En lo que hace al IRP, el proyecto de ley de Hacienda contempla unificar al 10% la tasa para la liquidación del impuesto, con lo que se eliminaría el 8% que está actualmente destinado a los contribuyentes que tienen un ingreso menor a 120 salarios mínimos (G. 253.507.440 actualmente).

El nuevo IRP contempla 10% tanto para las rentas de servicios personales como para las rentas y ganancias de capital. Según los datos conocidos tras la reunión del jueves último de la comisión técnica, se mantendría la base de más de 36 salarios mínimos (G. 76.052.232 actualmente) para ser contribuyentes del referido tributo sobre la renta personal.

También se crea el impuesto a los dividendos (IDI), con una tasa del 8%, cuando que actualmente las utilidades están gravadas por el Iracis con una tasa del 5%. Este tributo, incluso, se extiende a los contribuyentes del impuesto a la renta agropecuaria.

El sector empresarial solicitó a Hacienda tres semanas más de plazo para ver el impacto y consolidar la reforma, y mismo pedido harán llegar al Congreso.

La cartera fiscal tiene plazo hasta la próxima semana para poner el proyecto a consideración del Legislativo y, al parecer, según técnicos consultados, hay interés en cumplir a pesar de este pedido de prórroga.

En el Senado, por su parte, está pendiente de estudio los proyectos que aumentan las tasas para el tabaco, con tasas máximas del 40%, y bebidas, con tasas máximas del 26%, así como también gravar la exportación de granos con una tasa única del 15% (ver infografía).

abc

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *