Problemas de cavitación en turbinas de Yacyretá podrían ser más graves


Técnicos del sector eléctrico sostienen que al operar fuera de su rango normal por un tiempo prolongado, las máquinas podrían quedar inutilizadas debido a las excesivas y costosas reparaciones que requerirán. Un informe elevado al Consejo había advertido sobre posibles averías.

La cavitación en las turbinas de la Central Hidroeléctrica Yacyretá “es apenas el principio”, de un problema que puede ser mucho más grave, si no se toman las precauciones. Así lo entiende José Luis Enciso, técnico del sector, quien explicó que al producirse la cavitación, “se erosiona, o sea corroe o llena de hoyitos la cara inferior de estos álabes y saca pequeñas partículas de acero formando una superficie de textura esponjosa. También hace que disminuyan el rendimiento, el caudal y la potencia de la turbina. Asimismo, causa ruidos y vibraciones en las turbinas y en la estructura que la rodea”, explicó. Asimismo, “puede ocasionar pérdidas de fluidos tóxicos hacia el Paraná, que afectará a los peces”, señaló en referencia a lo ocurrido esta semana con la Unidad 1 en la central, que salió de servicio y según el reporte oficial de la EBY presentó pérdida de aceite. Coincidentemente, en los últimos días pescadores de la zona de Ayolas habían informado sobre la aparición de especies flotando en la zona del vertedero de la represa.

Enciso asegura que a medida que pase el tiempo, el daño será peor y más severo por aumentar el nivel del embalse. “La cavitación terminará destruyendo las turbinas e inutilizará la central Yacyretá por las excesivas y costosas reparaciones que requerirán las turbinas”, afirmó el especialista.

Informe fue ignorado

Por su parte, el Ing. Orlando Valdés, exasesor técnico del Consejo de la EBY y actual presidente de la Asociación de Ingenieros del Sector Eléctrico (AISEP), recordó que en un informe elevado a las autoridades de la entidad en agosto de 2013, se realizó una serie de recomendaciones relacionadas con el manejo de la Central Hidroeléctrica. Las mismas, sin embargo, no fueron tenidas en cuenta, por lo que incluso las turbinas reparadas volvieron a tener problemas. En el citado informe se recomendaba tener en consideración “la definición de potencia nominal de las turbinas del tipo Kaplan de Yacyretá, que consta en las especificaciones técnicas, de 138 MW y como potencia nominal en los grupos turbogeneradores, de 135 MW, conforme lo determina el Anexo B del Tratado de Yacyretá”. Al respecto, Valdés indicó que el problema surge cuando se superan los valores para los cuales fueron proyectadas las turbinas.

“Lógicamente hay riesgo de que sufran daños; pero, en este caso, no tenemos la información real o el informe técnico de lo que sucedió; pero en su momento habíamos señalado que estos problemas se iban a presentar”, declaró el especialista en referencia a la turbina averiada.

abc