Zona metropolitana de Alto Paraná tendrá agua potable en cuatro años


Empresarios, miembros de organizaciones civiles y hoteleros de las ciudades de Hernandarias, Presidente Franco, Minga Guazú y Ciudad del Este, se reunieron ayer con el presidente de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap), arquitecto Osmar Ludovico Sarubbi, en la socialización de los alcances del anteproyecto avanzado y estudio socioeconómico para la construcción del sistema de abastecimiento de agua potable y alcantarillado sanitario.

Durante la socialización del anteproyecto que está en la fase II de su elaboración y a cargo del equipo técnico de la Essap, financiado por la Itaipú Binacional, el presidente del ente estatal, comentó que si todo marcha como se tiene previsto y se hace el llamado a licitación para esta megaobra en este 2015, los pobladores de las 4 ciudades del área metropolitana de Alto Paraná podrán contar con agua potable y alcantarillado sanitario en 4 años más. “Las obras van a demandar a la firma del contrato 4 años, dependiendo de la modalidad de financiamiento. Ojalá se opté por la modalidad 50074 y con eso las empresas contratistas están obligados a entregar llave en mano para poder cobrar por los trabajos”, dijo el presidente de la Essap.

Ludovico Sarubbi, manifestó que el Gobierno Nacional declaró como prioridad los proyectos de agua potable y alcantarillado sanitario y agradeció la iniciativa de los empresarios para llevar a cabo la reunión entre ambas partes, con el fin de interiorizarse y apropiarse del proyecto.

PROYECTO. El sistema de agua potable incluirá una planta de tratamiento con una probable captación de agua cruda del lago de Itaipú en la ciudad de Hernandarias, reservorios, estaciones de bombeo, tanques elevados, aductoras y redes de distribución.

El anteproyecto prevé que el sistema de alcantarillado sanitario esté compuesto por 7 plantas de tratamiento de aguas residuales con probables descargas a los ríos Paraná, Monday y Acaray, estaciones de bombeo, líneas de impulsión, redes colectoras primarias, secundarias y terciarias. Según los técnicos de la Essap la obra mejorará la calidad de vida de 1.230.000 habitantes en el área de influencia del proyecto.

Esto permitirá fomentar el desarrollo de nuevos emprendimientos habitacionales y comerciales, y con ella la generación de puestos de trabajo durante la construcción.

También permitirá el desarrollo sostenible económico de la región.

Con la culminación de las obras, el lago de la República dejará de proveer del vital líquido a la población de Ciudad del Este. Actualmente la Essap y la Itaipú Binacional provee de agua potable desde este lago artificial a 40.000 usuarios aproximadamente. La idea de los proyectistas es asegurar agua a toda la población y con el lago de la República eso se hace difícil porque cada sequía afecta a la provisión del agua.

Preocupación. Marcelo Ayala, representante de Ciudad del Este Sustentable, una organización de jóvenes, se mostró preocupado por el tratamiento de las aguas servidas, preguntó cuál será su destino final teniendo gran cantidad de materia orgánica que si no es tratada puede producir una grave contaminación hídrica.

“Conocemos de experiencias de tratamiento con biodigestores, por ejemplo, se puede producir gas y a partir de allí biometano. En otros países se mueven ómnibus con ese combustible. También con la combustión de este gas se puede generar energía eléctrica y conseguir gas de uso doméstico, con lo que lograríamos una ciudad más sustentable”, dijo Marcelo.

La reunión fue moderada por Carlos Jara, titular de la Asociación de Hoteleros de Alto Paraná.

ultimahoora