Cómo cultivar con éxito las rosas


Hay más de 100 especies de rosas en el mundo y la mayor parte de ellas son origina­rias de Asia, pero hay muchas nativas de toda Europa, América y África occidental. Hay plantas de maceta, de tierra y ejemplares de gran porte que crean cataratas de flores en glorietas y trepando por tutores. Hay minirosi­tas y grandes rosas de colo­res combinados que los culti­vadores admiran y procuran mejorar más aún a través de injertos y creaciones.

Para conseguir éxito en el cultivo de una planta de rosa en casa, lo ideal es adquirir un ejemplar que veamos con tallo firme y verde, hojas ver­des y mejor aún con peque­ños pimpollos o brotes. Lo ideal es adquirirlo en vive­ros que garanticen que son plantas con raíces y no ramas arrancadas de otras plantas y que no presenten hojas amarillentas.

Los rosales necesitan suelo permeable, bien aireado (para evitar la proliferación de hongos en las hojas), pro­fundo y sin compactar. Es la manera de que crezcan loza­nos y saludables. Para evitar problemas de crecimiento, cuida que sus raíces no se enreden con las de otras plantas. Los rosales viven mejor al sol que a la sombra. Por eso, lo ideal es un empla­zamiento soleado, aunque no demasiado caluroso.

Si hay alguna planta que ha superado la prueba de las modas, épocas y gustos sin perder el sitial de preferencia que ha logrado desde hace siglos, esa es la rosa.

lanación

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *