La Unión Europea prohibirá la venta de autos contaminantes a partir de 2035


Los ministros de Medio Ambiente de los países miembros acordaron también introducir un objetivo de reducción del 100 por cien de las emisiones de CO2 para los vehículos y furgonetas nuevos

Los ministros de Medio Ambiente de los 27 Estados miembros de la Unión Europea acordaron la madrugada de este miércoles que los nuevos autos que se vendan en la UE a partir de 2035 deberán ser libres de emisiones de CO2 y, por lo tanto, neutros para el clima.

“El Consejo acordó elevar los objetivos de reducción de las emisiones de CO2 de los autos y furgonetas nuevos para 2030 al 55 por ciento en el caso de los vehículos y al 50 por ciento en el de las furgonetas. También ha acordado introducir un objetivo de reducción del 100 por cien de las emisiones de CO2 para 2035 para los autos y furgonetas nuevos”, anunciaron los ministros en un comunicado.

El compromiso sobre la eliminación de la venta de nuevos vehículos con combustibles fósiles a partir de 2035 se ha producido tras más de 16 horas de negociaciones en Luxemburgo sobre las propuestas de ley sobre el clima.

“Se garantizará la posibilidad de que los conductores puedan recargar sus vehículos en todos los Estados miembros mediante la correspondiente revisión del despliegue de una infraestructura de combustibles alternativos (AFIR, por sus siglas en inglés)”, esgrime el comunicado.

El Parlamento Europeo tendrá que negociar un compromiso definitivo para apoyar la prohibición total de los vehículos contaminantes a partir de 2035.

PROVISIÓN DE GAS

El Parlamento Europeo (PE) aprobó la semana pasada, un plan para acelerar el almacenamiento de gas natural en los países de la Unión Europea (UE) antes de invierno con el objetivo de proteger a los hogares y las empresas en caso de que Rusia decida suspender el suministro como represalia a las sanciones económicas por la guerra de Ucrania.

Aprobado con 490 votos a favor, 47 en contra y 55 abstenciones, el nuevo reglamento pretende “blindar” las reservas frente a las “interferencias externas” y fija como meta que las reservas estratégicas de gas se encuentren como mínimo al 80% de su capacidad antes del 1 de noviembre, según un comunicado de la Eurocámara.

El plan, ya acordado con los Estados miembros, tipifica las instalaciones de almacenamiento de gas como “infraestructuras críticas” y hace hincapié en la necesidad de que los Estados miembros diversifiquen sus fuentes de abastecimiento e impulsen medidas de eficiencia energética.

El texto -añade el comunicado- pide a los países de la UE que se “esfuercen” por llegar al 85% de las reservas y establece que, a partir de 2023, el objetivo a cumplir será el de alcanzar el 90%.

(Con información de Europa Press y EFE)

infobae

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *