Los bancos infectaron más que el COVID-19 en frontera, según comerciantes


La reapertura de la frontera y toda su implicancia en la economía de las ciudades de Pedro Juan Caballero, Salto del Guairá y Ciudad del Este, genera expectativas en comerciantes, pero con una mochila pesada al hombro como son las deudas que se acumularon con estos meses en que el flujo de ventas disminuyó considerablemente. Donde el sistema financiero no perdonó, según empresarios fronterizos.

Tomás Medina, de la Cámara de Comercio de Pedro Juan Caballero, describió el 15 de octubre como un día bendecido al reabrir las fronteras, y donde la más beneficiada fue la población, que en todos estos meses reconoció que la interdependencia y la relación en todos los aspectos era de vital importancia.

“Estamos divididos por una sola calle y todos los factores integrales estaban interrelacionados, ya sea culturales, económicos, sociales, religiosos”, explicó en contacto con el canal GEN.

A partir de la apertura se sueña con la posibilidad de reactivar los negocios y así tratar de equilibrar la situación dificultosa por la que pasaron todos. Pero no así sin dejar de lado las medidas sanitarias, ya que el protocolo debe ser estricto porque también serán evaluados.

El escenario que describió se centra desde un comercio turístico del microcentro con varios factores, “el comerciante, con pocas mercaderías y deudas; nuestros compradores son los ciudadanos de Matto Grosso con problemas de dinero y limitación de compras y el dólar alto, todo eso frena”, indicó. De esto parte “la necesidad urgente de contar con un plan de auxilio para las empresas que están en terapia, llenas de deudas”, agregó.

Con esto surge la negociación de las deudas con los bancos “para tratar de estar más tranquilos en el proceso de reactivación, en cierta medida confiamos en que estos meses sean interesantes, creemos que 30% más de la producción, es posible llegar a esa capacidad de producción”, reconoció.

Tiene planificado recibir a estudiantes del Brasil, que son unos 10 mil y dejan unos 10 millones de dólares. Mientras que el límite de compra que manejan en promedio es de 500 dólares.

En el otro polo de desarrollo, Salto del Guairá, Víctor Stanley, de la Aso de Mipymes, sostuvo que actualmente se encuentran con mercaderías viejas apostando a un flujo comercial esperanzador porque no se hicieron los pedidos en junio y julio como suele ser, “vamos a tener que remar hasta diciembre, medir cómo irá y cómo se presenta”, relató.

En el mismo sentido que Medina, enfatizó sobre la problemática que preocupa y que a medida que crece el comercio, también los problemas, “donde los bancos se volvieron más infecciosos, la insistencia es inmisericorde, desde que se abrieron las fronteras los bancos no pararon de llamar”, lamentó.

Ante esto, recordó que llevan una carga pesada, “no se descarga con abrir la frontera, el daño colateral es tremendo, el ascenso o descenso será paulatino”, añadió.

Clientes como novedad
Después de 7 meses parados, “recibir a un cliente fue la novedad; para dar lo mejor, entendimos que es el que trae la plata y por ende, debe ser bien tratado”, destacó ante las bienvenidas en todos los comerciales que se dieron.

“Fue una sensación de alivio de que la economía volvía a florecer, la parte positiva es que la gente entendió que depende de nosotros para que siga en progresión para que no se vuelva a cerrar. Así como enfrentar el mal del COVID-19 con disciplina sin descuidar las medidas sanitarias”, comentó.

Los bancos
El sistema financiero es el que no se portó dentro del panorama desalentador que se vivió en la frontera, en eso coincidieron los tres referentes de las ciudades fronterizas. “Cuando empezó, el presidente dijo que todos teníamos que hacer patria, los que jugaron fuera son los bancos, dieron 2 meses de gracia”, dijo Stanley.

Explicó que las deudas no pueden ser asumidas en este contexto y que si la situación se dio de esa forma, no fue por indisciplina, “sino que nos cortaron el chorro de ventas, jugábamos en ligas mayores, ahora jugamos en la línea de Informconf”, reclamó. Por lo que lamenta que para el sistema financiero no haya pandemia, “sus intereses te destrozan, te aplican mora y tasa de interés”, así es que esperan que el Gobierno asuma la dirección técnica para salvarlos del descenso.

Por último, Iván Airaldi, secretario de Comercio de Alto Paraná, describió que hoy lastimosamente se ven obligados a ofrecer mercaderías desfasadas, ya que en el rubro de tecnología los productos quedan relegados con cada avance.

También mencionó como aspecto positivo que el flujo de compra es bueno, “está dentro de lo previsto y contemplado en un 20% de aumento”, dijo. En estos días ingresaron 7.000 vehículos por día y el consumo está en 700 dólares en promedio. Igualmente, reconoce que es bueno para mover stock y de que se va mantener en un incremento de 30% por las fiestas, pero en los meses de enero y febrero será más complicado, por lo que apuntan a ver alternativas.

Dijo que tiene la esperanza de que en el Congreso Nacional se pueda dar relevancia al proyecto de ley que será como herramienta para el comercio y la competitividad en frontera, así “para que la reactivación sea en el menor tiempo para adecuar al modo de trabajo”.

lanación

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *