¿Pertenecer al grupo sanguíneo A predispone a un Covid grave?


ESTADÍSTICA. Estudios indican que hay prevalencia a ser hospitalizado si se es del tipo A, frente al O. COINCIDENTE. En el país, la mayoría de internados tenían sangre A y donantes de plasma, del grupo 0.

Entre los factores de riesgo ante el nuevo coronavirus, como ser varón, adulto mayor y/o padecer alguna enfermedad de base, se le suma, al parecer, otro: El grupo sanguíneo.

Algunas investigaciones publicadas en la prestigiosa revista científica New England Journal of Medicine (ver infografía) dan cuenta de que las personas con el tipo de sangre A tienen más chances de ser hospitalizadas, en contrapartida a las que son del grupo 0.

“En realidad no existe relación en ser de un grupo sanguíneo o de otro en cuanto a mayor riesgo de contagio. Hay, sí, algunos trabajos que trataban el tema de una mayor severidad o de mayores complicaciones en pacientes Covid con grupo A, que con el grupo 0”, comparte el doctor Óscar Echeverría, encargado de Promoción de la Donación Voluntaria de Sangre del Ministerio de Salud.

“De 1.980 pacientes de siete hospitales encontraron que el grupo A tiene el doble de posibilidades de tener un fallo respiratorio grave si contrae Covid. El grupo 0 tiene un efecto protector”, había citado el médico internista, Dr. Hugo Celauro, hace poco en un webinar.

Ahora, lo que no está bien explicado aún –dice Echeverría– es “cuál era el motivo” de esa aparente gravedad si uno es del tipo A.

“Es un dato a tener en cuenta porque en ninguno de los trabajos se mencionaba una posible causa. Pero sí llama la atención esa estadística”, suscribe.

Justamente, el hematólogo comenta que les llamó la atención cuando empezaron, el 30 de julio, a colectar plasma convaleciente que la mayoría de los donantes eran del grupo 0 y los beneficiarios del A.

“El 3 de agosto se inició la primera trasfusión a pacientes. En la segunda y tercera semana de agosto tuvimos grandes dificultades porque la mayoría de los pacientes que eran enrolados, que estaban internados y eran grupo de riesgo con enfermedades de base, y que podrían ser beneficiados con la trasfusión de plasma, era del grupo A y nuestros donantes en su mayoría eran del grupo 0”, señala.

“Provocó dificultad porque la mayoría de los que venían a donar eran del grupo 0 y no teníamos plasma convaleciente del tipo A”, recuerda al instruir tanto donante como el receptor tienen que ser del mismo grupo. Desde entonces, priorizan a los del tipo A. “Ante esa eventualidad, comenzamos a preguntar a quien quería donar de qué grupo sanguíneo era y damos prioridad al grupo A, B o AB”, refiere.

La trasfusión de plasma se practica a pacientes internados, en sala común, con cuadro moderado; pero que sean del grupo de riesgo y con alta probabilidad de complicaciones. “Las personas hipertensas, obesas o diabéticas tienen muchas chances de complicaciones y se pueden beneficiar de la trasfusión de plasma”, señala.

Un estudio hecho hace unos años por el Hospital de Clínicas arrojaba que el 48 a 49% de la población paraguaya pertenece al grupo 0; mientras que el 43 a 45% al A y el resto se dividía entre el tipo B y AB. “Creo que si se hace eso en el Banco de Sangre de Ciudad del Este, donde hay mucha cantidad del Oriente (árabes, chinos, etc.) vamos a tener un aumento en cuanto al grupo B o AB. Lo mismo si hacemos en el Chaco, en colonias menonitas, vamos a tener un porcentaje elevado del grupo A”, comparó.

La mayoría de los enrolados, que estaban internados, para la trasfusión de plasma eran del grupo A y los donantes del tipo 0. Dr. Óscar Echeverría, hematólogo.

En octubre tendrían resultados sobre eficacia del plasma
Cerca de 300 donaciones de plasma convaleciente y 150 pacientes trasfundidos es lo que reporta el Programa Nacional de Sangre, en el marco de la investigación que se lleva adelante en el Hospital de Clínicas para medir la eficacia de este tratamiento contra el Covid-19.
“La mayoría de los trasfundidos está de alta, tienen buena evolución; muy pocos pasaron a terapia. Hasta donde sé había una sola persona que, a pesar de haber recibido plasma convaleciente y una vez que se fue de alta, volvió y falleció”, comenta el Dr. Óscar Echeverría.
La terapéutica para cada paciente –explica– es aplicar dos unidades de plasma de diferentes donantes. Así dos donantes benefician a tres pacientes. Señala que esperan llegar a 277 pacientes trasfundidos. “Ahí se hará un primer corte; faltan 127 pacientes y eso tomaría alrededor de dos a tres semanas”, cuenta. Solo así podrán evaluar el tratamiento.
“La prioridad es tener datos reales en cuanto a eficacia de la trasfusión de plasma. A prima facie, hay mucha diferencia con pacientes que fueron trasfundidos y los que no. Pero, eso se tiene que demostrar desde un punto de vista estadístico; que el azar nomás no juegue un papel dentro de esos números.

ultimahora

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *