Cómo responden las distintas generaciones a la crisis por la pandemia de coronavirus


La identidad generacional contribuye a cómo los seres humanos estamos reaccionando a la realidad actual y a las directivas en medio de la pandemia por coronavirus. Quiénes están más preocupados, quiénes no están dispuestos a prestar atención a las advertencias y por qué

Sí, una pandemia global se ha convertido en otra división generacional. Los titulares han apuntado a la Generación Z y a los millennials por su incapacidad para quedarse en casa, castigaron a los boomers por no tomar la amenaza a su salud más en serio y celebraron el talento de la Generación X por pasar el rato y no hacer nada.

Parece que algunos millennials y personas de la tercera edad no han estado tan preocupados por el riesgo de contraer COVID-19: antes e incluso al comienzo de la cuarentena total, muchos jóvenes continuaron yendo a bares y restaurantes a pesar de la necesidad de distanciamiento social.

Y según una encuesta que realizó la firma de consultoría global y de investigación de mercado Harris a 2000 adultos el 13 de marzo, el 77% de los adultos mayores de 65 años y el 67% de los millennials (los nacidos entre 1981 y 1996) dijeron que es “poco probable” que contraigan el virus, que ha infectado al menos a 450.000 personas alrededor el mundo.

Entonces, ¿quién está tomando en serio COVID-19? Posiblemente, la Generación X, que nació entre 1965 y 1980 según el Centro de Investigación Pew, y a menudo se la conoce como la “generación sándwich” porque muchos cuidan de niños y padres mayores. En las redes sociales, el hashtag #GenX fue tendencia porque para muchos se trata de la generación que está más preparada para vivir de forma aislada.

Una teoría es que la Generación X podría tener más experiencia trabajando en tiempos tumultuosos, ya que estuvieron en la fuerza laboral durante otros momentos cruciales como el 11 de septiembre y el colapso del mercado de valores de 2008 en Estados Unidos, por ejemplo.

Y en medio de la pandemia de COVID-19, muchos Gen X-ers que son responsables de administrar los hogares, cuidar a los niños y cuidar a los padres ancianos deben asumir la peor parte del estrés.

Las generaciones anteriores, como los baby boomers (los nacidos entre 1946 y 1964) y mayores, pueden tener un mayor conjunto de experiencias, pero su atención probablemente se centrará en preocuparse por los hijos y los nietos más que por su propia salud.

Mientras que los mayores de 65 años técnicamente tienen el mayor riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19, a menudo sentirán que todavía son capaces de cuidarse a sí mismos. Eso es al menos en parte porque esta puede ser la primera vez que se les considera parte de la población “mayor” o “en riesgo”, lo que puede ser discordante.

Las generaciones más jóvenes, como la generación del milenio y la Generación Z, tienen sus propios motivos para responder de una manera que algunos podrían considerar indiferente. Por un lado, estas generaciones más jóvenes tienden a “mirar hacia otro lado», que es un mecanismo de supervivencia. Por ejemplo, muchos jóvenes continuaron yendo a bares y restaurantes, a pesar de las advertencias de aislarse socialmente para detener la propagación de COVID-19.

Sin embargo, los estudios sugieren que los millennials están más estresados que otras generaciones, por lo que a menudo se los conoce como “la generación de la preocupación”. Una encuesta de 2018 de la Asociación Estadounidense de Psicología descubrió que los adultos de la Generación Z son los más propensos de todas las generaciones a reportar problemas de salud mental.

Cuando se agrega algo como COVID-19 a su lista de preocupaciones, básicamente no va a haber un cambio tan dramático en su perspectiva, porque la generación ya está estresada. Para la psicoanalista Fiorella Litvinoff, las presiones de ser exitosos y tener dinero para poder acceder a los bienes de consumo que supuestamente traen consigo la felicidad, son algunas de las principales causas por las que los millennials son los más afectados por el agotamiento o estrés laboral.

¿Por qué no todos pueden ser más como la Generación X?

En cada crisis, hay una oportunidad. En medio de una pandemia global, parece que la Generación X finalmente ha encontrado la suya. A medida que la generación creció su aversión al riesgo inherente finalmente se reconoce como una gran fortaleza y un activo para la supervivencia de la especie.

“La Generación X es la única que puede mantenerse en casa sin que se lo digan, la generación que solía ser descuidada por todos”, declaró la escritora Lauren Hough en un tweet de felicitación la semana pasada. “Seremos los únicos que quedan”.

Su reacción frente al brote y el cumplimiento de las directivas sobre COVID-19 también reflejan la fase de la vida en la que se encuentran. Cuando se trata de la Generación X, sus experiencias formativas los han posicionado bien para su realidad actual de refugio en el hogar. Aún así, su etapa de vida actual también les da una mayor motivación para ser modelos a seguir.

Los de la “generación sándwich”, asumen la doble responsabilidad de cuidar a los padres ancianos mientras siguen a cargo de los niños en crecimiento. Es el último cambio de roles para los jóvenes adultos, repentinamente preocupados por la ubicación de sus padres y recordándoles que deben lavarse las manos.

¿Por qué los boomers no están dispuestos a prestar atención a las advertencias, a pesar de la abrumadora evidencia de que corren el mayor riesgo con COVID-19? Los baby boomers, nacidos entre 1946 y 1964, crecieron en la era del optimismo, lucharon con éxito por los derechos civiles y la libertad de las mujeres, construyeron carreras impresionantes y, en general, experimentaron un nivel de éxito impensable para sus padres.

Pero nuevamente, su actitud tiene mucho que ver con la etapa de la vida en la que se encuentran. Como ancianos del país, muchos boomers sienten que se han ganado el derecho de tomar sus propias decisiones y no necesitan que sus hijos les den consejos no solicitados.

Curiosamente, hay otra dinámica de la etapa de la vida en marcha para muchos boomers, derivada de la prolongación sin precedentes de la esperanza de vida y, con eso, la introducción del período conocido como “jubilación activa”. Muchos boomers más jóvenes están por debajo del umbral de 60 años para ser considerados en mayor riesgo de complicaciones por coronavirus, y muchos mayores de 60 años no se ven, sienten o actúan como “viejos”.

En el otro extremo del espectro de edad está la Generación Z, cuyos miembros parecen estar desafiando las reglas de distanciamiento social aún más que sus abuelos. Hasta cierto punto, tiene sentido: los zoomers son la generación que ha protagonizado más escándalos o crisis en los titulares casi todos los días de sus vidas, lo que los lleva a filtrar selectivamente las advertencias severas como más “noticias falsas”.

Y a pesar de todos sus conocimientos de Internet, hay datos que muestran que la Generación Z le da un gran valor al contacto cara a cara, lo que puede estar alimentando este impulso de reunirse con personas independientemente de la indignación que se les presente.

Pero también para ellos, su lugar en el arco de la experiencia vital marca la diferencia. Los mayores de la Generación Z tienen solo 23 años y probablemente solo son responsables de sí mismos. Esta realidad, junto con los datos de que es menos probable que el virus los afecte severamente, ha llevado a su indiferencia.

La juventud, por supuesto, también es sinónimo de percepciones erróneas de invencibilidad. “Que los jóvenes se crean inmunes es una característica del momento evolutivo que atraviesan que va más allá de esta enfermedad. Viven al filo creyendo que por su propia omnipotencia pueden enfrentar cualquier desafío. Se trata de una especie de coraza ante su propia impotencia frente a sus verdaderos cambios emocionales”, advirtió en diálogo con este medio la doctora Liliana V. Moneta, psiquiatra y psicoanalista infanto-juvenil, presidente honoraria del Capítulo de Psiquiatría Infanto Juvenil de la Asociación de Psiquiatras Argentinos.

En comparación con los miembros de la Generación X, que ahora están en sus cuarenta y tantos y cincuenta y tantos años, los millenials tienen tasas más altas de problemas de salud conductual como la depresión, que afecta a 1 de cada 20 adultos que están en su treintena, según un informe, y un número significativo de ellos tiene problemas de alcohol y abuso de sustancias, que se agravan fácilmente con la dislocación y agitación tanto en lo social como en lo económico, dicen los expertos.

Si bien se sienten potentes y vigorosos en lineas generales, y no son el público más vulnerable, los jóvenes pueden por distintas circunstancias -emocionales, de pérdida o de quebranto de alguna especie emocional- convertirse en más vulnerables.

“El riesgo de que los jóvenes hagan formas complicadas es bajo, pero uno no puede saber a priori cuál puede tener evolución favorable o cuál se puede llegar a complicar. Por otro lado, son igual de transmisores del virus que el resto de la población pero a veces por esa sensación de bienestar y de bajo riesgo que da la juventud no son conscientes del peligro que representan para la comunidad”, explicó a Infobae el infectólogo Pablo Bonvehí, quien integra la mesa asesora del Ministerio de Salud de la Nación.

Por eso, independientemente de nuestra edad, es importante que todos entendamos más que nunca que las amenazas son reales y que algo tan extendido y devastador como una pandemia global afecta a todos, no es solo un boom o algo milenario.

infobae

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *