La granja de cerdos más grande del mundo ya genera energía renovable para miles de hogares


Smithfield Foods, Inc., en asociación con Duke Energy y OptimaBio, LLC, informó que ya se encuentra generando gas natural renovable (RNG) a partir del sistema de tratamiento de aguas residuales en su complejo Tar Heel, la mayor instalación de procesamiento de carne de cerdo del mundo, ubicada en el Estado de Carolina del Norte, EEUU.

Según el comunicado de la compañía, la planta es capaz de alimentar a más de 2.000 hogares y negocios locales con energía renovable, mientras reduce su propia huella de carbono y la del estado de Carolina del Norte.

El proyecto demandó una inversión de U$S 14 millones y es el último de Smithfield Renewables, la plataforma de Smithfield para unificar y acelerar sus esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 25% para 2025. A través de la asociación con Duke Energy, aproximadamente 4 millones de metrós cúbicos de RNG por año serán transportados a las plantas de gas natural y utilizadas para generar electricidad renovable para los consumidores.

«Este proyecto da vida a los tres principios rectores de nuestra empresa: responsabilidad, excelencia operativa e innovación», dijo Kenneth M. Sullivan, presidente y director ejecutivo de Smithfield Foods. «Por primera vez, estamos creando energía renovable a partir del biogás generado en nuestro sistema de tratamiento de aguas residuales y utilizado para alimentar a las comunidades locales. Con la ayuda de nuestros socios, estamos produciendo un valor adicional para nuestra empresa y nuestros vecinos, un concepto que está arraigado en nuestra cultura».

Hasta la fecha, este es uno de los proyectos de energía renovable más grandes de Smithfield que involucra aguas residuales, y el primero en Carolina del Norte. Smithfield también tiene proyectos de «aguas residuales a energía» en Milán, Montana; Grayson, Kentucky; y Sioux Falls, South Dakota, que se utilizan para alimentar sus calderas de vapor, adaptadas para este biocombustible.

El proyecto Tar Heel, Carolina del Norte, de la compañía utiliza un sistema de inyección y mejora de gas operado por OptimaBio, LLC, un desarrollador de proyectos de bioenergía, que aprovecha el sistema de tratamiento de más de 11 millones de metros cúbicos por día de aguas residuales del procesamiento de carne de cerdo, para recolectar y limpiar biogás a través de un biodigestor y luego convertirlo en RNG.

«Estamos orgullosos de asociarnos con Smithfield en este proyecto, que tiene un impacto positivo y de gran alcance para el medio ambiente, la comunidad local y las industrias que son clave para la economía del estado», dijo Mark Maloney, CEO y Fundador de OptimaBio, LLC . «Estamos ayudando a diversificar y fortalecer la cartera de energía renovable de Carolina del Norte a través de este esfuerzo».

Una vez convertido, el RNG se inyecta en el sistema de gas natural de Piedmont y luego se transporta a Duke Energy para producir electricidad. Este proyecto ayudará a Duke Energy a cumplir con los mandatos estatales de conversión de desechos porcinos en energía en virtud de la Ley de energía renovable y eficiencia energética en Carolina del Norte. Según esta ley, Duke Energy debe generar el 0,20% de sus ventas minoristas a partir de desechos porcinos para 2024.

“En Duke Energy, buscamos soluciones energéticas innovadoras y más limpias. Comprar la producción de gas natural renovable del proyecto de Smithfield nos permitirá expandir nuestra mix de generación en Carolina del Norte», dijo Stephen De May, presidente de Duke Energy en Carolina del Norte. «Este proyecto está creando energía segura y asequible en la que los clientes pueden confiar».

Además de crear energía renovable en sus instalaciones, Smithfield está implementando proyectos en sus granjas que transforman el estiércol en GNR. Estos proyectos capturan metano del estiércol, lo limpian y lo convierten en RNG, que luego se inyecta en los sistemas locales de distribución de gas natural para hogares y negocios. En la próxima década, Smithfield está implementando proyectos de «abono a energía» en al menos seis estados, incluidos Arizona, California, Missouri, Carolina del Norte, Utah y Virginia.

Bioeconomia

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *