Cómo recorrer Europa sin gastar tanto: En autobús


Europa también se puede descubrir sin tomar un avión, sin viajar en tren y sin alquilar un coche. A veces el tren cuesta caro, el aeropuerto está lejos y el auto más económico no se puede devolver en otra ciudad. La buena noticia: ¡hay alternativas! La bloguera Anja Beckmann da consejos para llegar rápido y por poco a muchísimos destinos: en autobús.

Anja quería viajar a Amberes, en Bélgica, partiendo desde Alemania y vio que si iba en tren tenía que hacer dos combinaciones. En cambio, si viajaba en autobús podía partir directo y hacer el trayecto de ida y vuelta por tan solo 20 euros. ¿Qué más podía pedir?

Muchos entornan los ojos de sólo pensar en viajar en autobús, creen que es algo sumamente complicado, pero las compañías actualmente llegan con mucha comodidad a numerosas ciudades, más ahora que la empresa Flixbus, la mayor del mercado, adquirió en 2019 a su competidor, Eurolines.

Gangas al comprar con anticipación

El modo más rápido de comprar los boletos es online o a través de la app. Cuanto antes uno saque el pasaje, más económico será. Y si se quiere gastar menos todavía, siempre está la opción de viajar en horarios poco demandados, por ejemplo, partiendo en medio de la noche o llegando tarde a destino. Por poner un ejemplo: se puede viajar de Dusseldorf a París por sólo 19 euros.

Por supuesto, el precio no sólo depende del horario y del trayecto, sino también de la duración del viaje y de la cantidad de veces que uno tenga que hacer combinaciones. Puede que haya conexiones que no sean directas y eso las haga más económicas todavía.

Oferta para varios destinos

Flixbus tiene un paquete para viajar por Europa llamado «Interflix», que permite combinar cinco ciudades por 99 euros, independientemente de las distancias. La compañía también ofrece un pase en tren, el Flixtrain.

La ventaja de viajar en este tipo de medios de transporte es que uno en el viaje tiene tiempo de planificar qué visitará al llegar. Por lo general en los autobuses hay enchufes y wi-fi gratuito.

Cuidado con el equipaje
Desde ya que no todo es color de rosas. Por un lado, hay que tener cierta flexibilidad en cuanto a los horarios y no esperar que al viajar por 19 euros todos los tramos serán super-puntuales. Además el autobús, a diferencia del tren y del avión, queda más expuesto a posibles demoras en la ruta.

Otro tema es el equipaje, que debe transportarse en los baúles bajos del autobús. Cuando el vehículo hace alguna parada, esos recintos son abiertos para que los pasajeros descarguen sus maletas. En ese momento pueden producirse robos.

No es para vejigas flojas
Si uno lo necesita, puede esperar las paradas para estirar las piernas y hacer uso del sanitario. En muchos recorridos largos las compañías suelen trabar el baño del autobús por falta de capacidad, es decir que si uno tiene algún tipo de inconveniente físico tal vez este tipo de viajes no sea lo más adecuado.

Anja también tuvo que aguantarse durante su viaje a Amberes. Sin embargo, eso no jugó en contra de sus próximos viajes por Europa. Sí decidió elegir tramos más cortos para viajar en bus. Pero en Europa las distancias no son tan terribles. Siempre hay algo hermoso cerca para ver. La bloguera ya tiene su lista de ciudades en Holanda, Bélgica y Francia.

abc

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *