Buscaban agua, encontraron petróleo y después los desalojaron


El hallazgo causó incertidumbre entre los pobladores y ha mantenido ocupadas a las autoridades locales y federales, que intentan descifrar qué ocurrió en el pueblo de Belén, en Tabasco

Al menos 40 familias de la localidad de Macuspana, en el estado de Tabasco, han sido evacuadas en las últimas horas por miembros de la Guardia Nacional, luego de que encontraran petróleo dentro de una vivienda familiar.

El hallazgo causó incertidumbre entre los pobladores y ha mantenido ocupadas a las autoridades locales y federales, que intentan descifrar qué ocurrió la noche del martes en el pueblo de Belén.

De acuerdo con los vecinos, el hallazgo ocurrió mientras realizaban una excavación para un pozo artesanal; era dentro de una casa que se habilitó como bodega. Tras perforar hasta los 48 metros de profundidad, los pobladores esperaban haber encontrado agua, sin embargo, lo que salió en su lugar fue oro negro.

La familia Hernández, propietaria de la vivienda, le dijo a medios locales que estaban realizando el pozo cuando el crudo empezó a salir a borbotones por el agujero perforado.

El lugar fue acordonado por miembros de Protección Civil y del Ejército Mexicano, quienes mantienen bajo vigilancia la zona mientras personal técnico de Petróleos Mexicanos (Pemex) averigua de dónde viene el líquido.

El inspector de Protección Civil municipal en Macuspana, Luis Pereyra, afirmó que Pemex baraja una doble hipótesis: podría tratarse de un ducto viejo o de un yacimiento en la zona. Además, dijo que es un peligro latente para la población por la alta volatilidad del combustible.

«No podemos permitir que (los pobladores) enciendan fuego, lo importante es la vida de ellos. Ya dialogamos y van a esperar hasta que haya un dictamen para que continúen con sus actividades con normalidad», informó el funcionario a la agencia de noticias EFE.

El descubrimiento del posible yacimiento ha dejado sorprendidos a los vecinos y a la propia familia Hernández, que sostiene que el objetivo de la obra era instalar una planta para obtener agua.

«Aquí no hay ni ductos ni nada, es zona libre. Primero empezó a tirar agua, luego lodo y ahora salió petróleo», narró a Efe Óscar Hernández, propietario del inmueble.

Manuel Silvan, quien es vecino en la comunidad, confirmó la versión de Óscar. «El señor nos platicó que iba a poner su pocito para su purificadora y una válvula porque nos iba a regalar el agua», dijo.

El riesgo de una explosión ha hecho que decenas de familias abandonen sus hogares. Sin embargo, hay otras que permanecen en el lugar, el cual lleva por nombre Fortuna Nacional.

«Pemex viene y va, pero no tenemos nada en claro. Nos dicen que sí podemos prender fuego, pero no tenemos la certeza», dijo Laura Pérez, quien se quejó de las molestias provocadas por el fuerte olor a petróleo.

El gobernador de Tabasco, Adán López, pidió esperar el dictamen oficial de Pemex y del Instituto Estatal de Protección Civil, para saber con exactitud que ocurre en el lugar.

«No tenemos físicamente el registro de que por ese lugar pase un ducto. O pudo deberse a una omisión cuando se tendió la línea, o también se debió a que alguien en algún momento quitó el señalamiento de prohibición. Pero, ya se están haciendo las investigaciones pertinentes», explicó en conferencia de prensa.

Mientras no haya un dictamen, las autoridades no descartan que se trate de una toma clandestina hecha para el robo de combustible.

La localidad tiene alrededor de 8,000 habitantes; desde hace años sufren problemas con el suministro de agua potable, por lo que los habitantes suelen recurrir a los pozos. Cabe destacar que a unos kilómetros de ahí se encuentra el poblado de Simón Sarlat, donde en 1900 se abrió el primer campo petrolero en Tabasco.

infobae

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *