Sistemas integrados: cómo conservar recursos naturales


Para garantizar la sustentabilidad de los sistemas es necesario el equilibrio entre el uso de los recursos naturales y la producción, advierten desde Aapresid.

Para garantizar la sustentabilidad de los sistemas es necesario establecer un equilibrio entre el uso de los recursos naturales y la producción; estos se deben complementar con las tecnologías de insumos, que incluyen el uso de fitosanitarios y maquinarias, con tecnologías de procesos, en general de bajo costo y vinculadas al manejo.

Está demostrado que los modelos intensificados utilizan mayor cantidad de fertilizantes, fitosanitarios, animales o suplementos por unidad de superficie en busca de un mayor rendimiento, para lo cual producen cambios en la asignación relativa de los recursos tierra.

Paulo César de Faccio Carvalho, sostiene que se puede medir para cuantificar los beneficios de los sistemas integrados agrícolas-ganaderos. Para ello, existen indicadores productivos, como la producción de cereales y de carne. Otros ambientales, como el aumento de las reservas de carbono, la biomasa microbiana del suelo y la diversidad de lombrices.

También hay indicadores económicos, como mayor rentabilidad por hectárea, menor riesgo y mayor resiliencia. Finalmente, hay indicadores sociales que reflejan una mayor rentabilidad, impactos en la sucesión familiar, organización del trabajo, entre otros.

Para el referente, la intensidad del pastoreo en la sustentabilidad del sistema es fundamental, ya que define si la integración es positiva o negativa. Los errores en la intensidad del pastoreo comprometen el suelo, el cultivo en sucesión y los índices de eficiencia del sistema.

En cuanto al cambio de los ciclos de los nutrientes con el ingreso de los animales a los lotes agrícolas, Faccio Carvalho, afirma que sólo el reciclado a través de las heces y la orina de los animales puede promover algunos ciclos.

Para potenciar los rendimientos de los cultivos y la producción de carne en un sistema integrado, «uno tiene que elegir las mejores combinaciones que promuevan una alta rentabilidad financiera al mismo tiempo que el sinergismo biológico. Cuanto más diverso sea el diseño espacio-temporal de las rotaciones de cultivos y pastos, mayor será la probabilidad de interacciones sinérgicas de alta resiliencia».

Con el fin de lograr conservar los recursos productivos, preservar el ambiente, lograr una producción de calidad, responder a los requerimientos sociales y ser económicamente competitivos y rentables, Aapresid brindará su XXVII Congreso Aapresid, para debatir sobre la integración agrícola-ganadera (mejora continua y competitividad). El mismo, estará a cargo de Paulo César de Faccio Carvalho -Aliança SIPA (Sistema Integrado de Producción Agrícola)-.

revista chacra

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *