El lenguaje de los caballos


Los caballos son seres silenciosos. Cada tanto relinchan o resoplan, pero en general se comunican a través del lenguaje corporal. El principal problema en la interrelación entre los caballos y las personas es que sus percepciones y lenguajes son diferentes, lo cual produce malentendidos.

«¿Qué me está queriendo decir mi caballo?». Esta es una pregunta que las personas que tienen caballos o trabajan con ellos se hacen a menudo. Las personas que pueden comunicarse con estos animales suelen ser llamadas «encantadores de caballos». Hay quienes logran comunicarse con los caballos a través de susurros. Saben leer los gestos del animal y pueden comunicarse con ellos mediante señales corporales.

«De todas formas, no podemos más que imitar su lenguaje, ya que tenemos un cuerpo completamente distinto», explica la alemana Juli Zeh, escritora y especialista en terapia equina. Es decir: no podemos mover las orejas hacia adelante para denotar atención, no tenemos cola para demostrar que tenemos miedo, y tampoco podemos dilatar nuestras fosas nasales cuando estamos inquietos.

«Pero hay algunas cosas que los animales entienden bien», dice Zeh. No hace falta hacer grandes gestos, ya que estos animales tienen una percepción muy fina. Esto puede ser, sin embargo, una desventaja para las personas: si se sienten inseguras, con miedo o desconcentradas, el caballo lo percibe…y reacciona en consecuencia.

abc

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *