Trasplante de árbol, una alternativa a la tala en construcciones


El trasplante de árboles es comúnmente practicado en otros países de la región cuando se van a realizar obras públicas; sin embargo, en Paraguay todavía no es tenido muy en cuenta. Un ingeniero forestal explicó cómo se tiene que realizar el procedimiento y bajo qué condiciones.

Un tajy (lapacho) tapaba el lugar que fue pensado para el acceso de un garaje, en un inmueble de Villa Adela, Luque. Para no bloquear el paso, la arquitecta Andrea Gómez pensó en trasplantar el árbol. Es decir, mudarlo de un sitio a otro dentro del mismo predio, bajo un proceso que toma días.

El ingeniero forestal José Balbuena, en conversación con Última Hora, explicó cómo se realiza y qué se debe considerar para estos casos. Mencionó que es una práctica común en otros países, mientras que en Paraguay aún es una novedad.

“Es un proceso nuevo en el país, prácticamente, no hay experiencia (…). Ahora están empezando a hacer algunos trasplantes, no hay todavía experiencias de buenos resultados. Sí hay algunos pasos que se pueden seguir para que el trasplante tenga éxito”, refirió el especialista.

En el país, desde el 2013 existe una normativa que regula este proceso, mediante la Ley 4958 de protección al arbolado urbano, que rige para todos los municipios. Pese a ello, no es una práctica común.

Balbuena refirió que el trasplante de árboles no es un proceso rápido, porque hay que ir preparándole a la planta, y depende de sus dimensiones y años de vida, y que, por lo general, es ejecutado para salvar al árbol, cuando este se vuelve un obstáculo en construcciones civiles u obras públicas.

Proceso del trasplante
Consultado sobre cuánto es el tiempo que conlleva el trasplante, refirió que, mínimamente, en el estado óptimo tarda un mes.

“Hay que hacerle el proceso de la poda, hay que ir fertilizándole el suelo, hay que aplicarle un gel antiestrés como para que la planta se pueda mantener en ese tiempo que se está podando procesualmente sus raíces. Se tienen que cortar las raíces de a poco, y formar una circunferencia grande alrededor”, explicó.

Señaló que la raíz se puede ir podando un metro cada día, mientras que se le va aplicando fungicida para que las partes dañadas no adquieran hongos, hasta llegar a la poda total de las raíces para que se pueda extraer el árbol.

Leer también: Ambientalistas denuncian deforestación de 4.000 hectáreas en el Chaco

Para el ingeniero, este procedimiento es más fácil de aplicar con árboles que no son grandes. “Por ejemplo, los cítricos son muy fáciles de trasplantar. Las raíces no son muy grandes como un lapacho o un yvyra pytã, y todas nuestras especies de gran porte, que sí conllevan un proceso más largo”, detalló.

El trasplante tiene sus épocas, remarcó el ingeniero forestal. Refirió que esta estación es la ideal, ya que hay una excesiva humedad en el ambiente. No recomendó realizar la poda de raíces en enero, porque es una temporada en la que hace mucho calor.

“Generalmente, se buscan las estaciones más frías, como otoño o invierno, para ralentizar el proceso de fotosíntesis, de modo que la planta no sufra tanto estrés”, expuso.

Advirtió que si la planta llega a alcanzar un estrés, en el peor de los casos muere. Aunque acotó que a veces se dan solamente síntomas como la pérdida o achicharramiento de las hojas, y se vuelven más vulnerables ante las infecciones.

¿Quiénes lo pueden hacer?
A nivel regional, en Argentina existen empresas que se dedican especialmente al trasplante de árboles, bajo leyes que lo garantizan. En enero de este año se realizó el proceso con varios árboles que estaban en el tramo de las obras del Metrobús de Quilmes, sobre la Avenida Calchaquí.

Los ejemplares se removieron a espacios visibles del distrito con maquinarias de la empresa constructora encargada de las obras. El proceso requirió de un previo exhaustivo informe de impacto ambiental.

En Brasil también ya se llevó a cabo el mismo procedimiento. En Curitiba, en particular, hay un servicio de la Prefectura local exclusivo para espacios públicos desde hace años. En Porto Alegre, incluso se aprobó una ley hace cuatro meses para la regulación del traslado de árboles de un lugar a otro.

En cuanto a Paraguay, el ingeniero Balbuena dijo que no hay ningún especialista en la materia. “Pero, siempre y cuando se tengan las herramientas correspondientes, y se sigan una serie de procesos, se puede realizar, atendiendo el tamaño del árbol. Si una familia tiene un árbol de tamaño considerable, va a necesitar una grúa”, continuó.

Las maquinarias que se usan en Curitiba son exclusivas para el trasplante en espacios públicos. Tiene lo que simula ser una pinza gigante con la que se puede extraer el árbol desde la raíz. En cambio, Balbuena indicó que en nuestro país los trabajos se podrían llevar a cabo con una grúa, un tractor, un vehículo grande, o maquinarias constantes.

Leer además: Autoconvocados exigen salvar todos los árboles del Botánico

Según el criterio del especialista forestal, a estos procesos pueden ser sometidos los árboles que tienen un periodo de larga vida, como el tajy que vive un siglo. “En 20 años esta especie ya está madura, y te puede dar sombra. Y por la necesidad que hay en el área metropolitana, por ejemplo, sería de gran beneficio”, citó.

“Esto tiene su costo, pero es para salvar la planta”, mantuvo. Afirmó que se trata de una alternativa válida a la tala de árboles en terrenos donde se harán construcciones. “Si se hace bien sobre todo, porque no hay mucho secreto en esto”, agregó. Sugirió consultar siempre previamente con un profesional ambiental.

Sin embargo, con el trasplante no se cierra el proceso. Luego hay que darle seguimiento al árbol en su nuevo lugar.

ultimahora

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *