Intensas precipitaciones empeoran panorama del sector agropecuario


Condiciones climáticas adversas que afectan a gran parte del territorio nacional ensombrecen aún más la situación de la agricultura y la ganadería, ya golpeadas por bajón de precios externos.

A la producción agropecuaria del país le cuesta ver la luz al final del túnel. Luego de haber cerrado un primer cuatrimestre de fuerte retroceso en los ingresos por exportaciones, generado por el deterioro de los precios internacionales y las condiciones climáticas adversas, tanto la agricultura como la ganadería deben enfrentar ahora los embates de las intensas lluvias e inundaciones, que en los últimos días han afectado a gran parte del territorio nacional.

En el caso de la soja, el rubro de mayor peso en el comercio exterior paraguayo, se calcula que los rindes de la campaña 2018/2019 están llegando a 8 millones de toneladas, con una caída de 20% respecto a los resultados de la zafra anterior, como consecuencia de la última sequía. Esto sostuvo Héctor Cristaldo, presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), y advirtió que esta merma representará USD 1.160 millones menos de ingresos de divisas al país.

Señaló a esta situación como el primer y principal problema de la desaceleración económica. “Es evidente que esto no golpeará solo al productor, sino a toda la cadena y también a los prestadores de servicios”, recalcó.

Agregó que la inestabilidad presente en los mercados internacionales, a raíz de la tensión político-comercial entre Estados Unidos y China, lleva a los precios de granos a niveles cada vez más bajos. A esto se suma que recientemente el Gobierno argentino ha aplicado un arancel a las importaciones de soja paraguaya. “El panorama económico para el sector productivo y la cadena que lo sigue es cada vez más desalentador”, lamentó la UGP, a través de un boletín.

La carne, por su parte, arrastra resultados negativos en sus ventas al exterior desde hace meses, como consecuencia del menor precio que recibe en sus mercados de destino y por la competencia que ejercen los países vecinos. No obstante, este segmento empezaba a mostrar señales de un mejor desempeño y el Banco Central del Paraguay (BCP) decidió mejorar la proyección de crecimiento del producto interno bruto (PIB) ganadero para el 2019: del 1% pronunciado en diciembre pasado, lo corrigió a 2% en marzo último.

Las lluvias ya venían perjudicando a la actividad pecuaria, a la hora de trasladar los productos a los centros de consumo. Esto resultó en una reducción de la oferta de carne, lo que alzó los precios en el mercado y elevó la inflación en abril, explicó el BCP.

En el 2018, la ganadería había registrado una contracción de -2,4% en su nivel de actividad. Ese mismo año, la agricultura logró crecer 3,3%, pero para el 2019 el BCP estima que caerá en -3%. Tras el empeoramiento del escenario de la producción de soja y los problemas que persisten en los países vecinos, nuestros principales socios comerciales, la banca matriz redujo su pronóstico de expansión del PIB de 4% a 3,2% para el 2019, con lo que se tendrá una desaceleración a partir del crecimiento de 3,7% que se había alcanzado en el 2018.

ultimahora

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *