Adaptarse a la necesidad del mercado


Antes de iniciar cualquier proyecto de hidroponía, el primer punto a considerar es el mercado adónde vamos a comercializar el producto; de esto depende el tipo de hortaliza que vamos a producir.

“El supermercado, por ejemplo, prefiere lechuga de buen tamaño y, en el caso de los servicios de catering o restaurantes, ellos necesitan variedad de productos. Una vez definido el mercado al que apuntaremos, el segundo paso es la forma de presentación y entrega”.

El sistema hidropónico, de acuerdo a la experiencia de los expositores, resulta sencillo teniendo en cuenta que el productor desee cambiarse del sistema de horticultura convencional que usa como sustrato a la tierra; sin embargo, la inversión inicial del emprendimiento es alta. Una vez instalado el invernadero, los costos operativos resultan relativamente bajos y el retorno económico está garantizado.

La ventaja que ofrece la tecnología es que se reduce significativamente la cantidad de defensivos utilizados, ya que los invernaderos son manejados con el uso de repelentes orgánicos. En caso extremo de ataque de plagas, se recurre a agrodefensivos específicos para solucionar el problema, respetando siempre el tiempo de carencia de cada producto.

“Con el sistema hidropónico uno puede producir todo el año, que es una gran ventaja que no se logra con el sistema convencional. En épocas de altas temperaturas o muchas lluvias, como ahora, en el sistema convencional se dificulta mucho la producción y disminuye muchísimo la calidad. Con el sistema hidropónico se mantiene mucho la calidad”.

abc

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *