El reciclaje podría allanar el camino para construir nuevas autopistas en Estados Unidos


Hasta hace aproximadamente un año, pocas personas tenían motivos para preguntarse dónde terminaba el plástico que tiraban en la papelera de reciclaje. Se estaba convirtiendo en nuevas botellas, bolsas, pajitas y pelotas de playa, ¿verdad?

Incorrecto: casi la mitad se enviaba a China. Hasta que el país asiático anunció el año pasado que ya no quería comprar más.

Entonces, ¿qué deberíamos hacer con todo ese plástico de los vertederos del mundo? ¿Por qué no reciclarlo y usarlo para construir carreteras?

Los expertos independientes señalan que con los polímeros plásticos, el asfalto será más barato y durará más que el pavimento convencional.

Una firma europea ya está combinando bolitas de plástico con asfalto en caliente para repavimentar las carreteras. Una compañía estadounidense dice que una vez que encuentre respaldo financiero, su producto “podría implementarse en un plazo de seis meses” con un proceso que combina asfalto molido de la superficie de la carretera con plástico de uretano.

La mezcla de plástico reciclado en asfalto es más común en India y Pakistán que en Estados Unidos.

“Todos los países encontrarán formas de reutilizar este plástico reciclado”, dijo Sahadat Hossain, profesor de ingeniería en la Universidad de Texas en Arlington. “Trabajo con África y con países en desarrollo. Dondequiera que vayas, están construyendo cientos de kilómetros de nuevas carreteras. Podríamos poner mucho de este material plástico para usar”.

Y una ambiciosa compañía holandesa visualiza tramos de plástico reciclados al ciento por ciento construidos en paneles seccionales que pueden colocarse en su lugar como bloques de lego. Hasta ahora, sin embargo, su mayor proyecto ha sido la prueba de un carril bici de 30 metros en una ciudad a unos 100 kilómetros al oeste de Ámsterdam.

Nadie sabe cuántas toneladas de residuos de plástico se pueden utilizar en la construcción de carreteras, carriles para bicicletas o aceras. Pero el problema plástico se convirtió en algo preocupante cuando China dejó de tomar de adquirir los productos.

De acuerdo con la firma de investigación de mercado Euromonitor International, más de 583 mil millones de botellas de plástico se producirán en todo el mundo dentro de tres años. Las botellas tardan cerca de 500 años en descomponerse en rellenos sanitarios, y algunos artículos de plástico duran casi el doble.

Para 2050, el plástico que flota en los océanos superará a los peces, según un informe de 2016 de la Fundación Ellen MacArthur.

Sin el pago de China por albergar el mayor depósito de basura del mundo, el resto del mundo no tendrá lugar para un estimado de 111 millones de toneladas de residuos plásticos que se acumularán en los próximos 12 años, según investigadores de la Universidad de Georgia. Desde 1992, China ha aceptado el 45 por ciento del reciclaje de plástico del mundo.

La infusión de plástico en las autopistas está en su hora incipiente, pero la urgencia de no tener salida para casi la mitad del plástico del mundo sugiere que el reciclaje tradicional puede agotarse, dejando los vertederos como la única opción.

“Si reciclas plástico y no tienes un mercado para eso, ¿cuál es el punto?”, dijo Hossain, quien encabeza un proyecto de prueba que utiliza plástico reciclado para apuntalar las carreteras elevadas en Texas. “Así que ahora, estamos reciclando el plástico, tenemos un mercado tremendo. Usted fabrica bolitas pequeñas, las mezcla con el material agregado de asfalto y se convierte en una especie de cemento para el pavimento”.

Hay varias razones por las que los caminos infundidos con plástico duran más tiempo. Una empresa, TechniSoil Industrial, dice que sus carriles son entre 8 y 16 veces más duraderos. Una razón clave tiene que ver con algo que la industria llama “flujo”, un término que se traduce mejor en “flexibilidad”. Cuando el peso de un vehículo presiona hacia abajo cuando pasa por el asfalto, ese pavimento no vuelve al 100 por ciento.

“Rehace solo un porcentaje” de lo que fue, comenta Sean Weaver, fundador de TechniSoil. “Bueno, esa es la razón por la que los baches y las carreteras comienzan a desmoronarse. Lo que encontramos al usar plástico en la mezcla de asfalto reciclado fue que tuvimos un flujo cero”.

Weaver dijo que su compañía con sede en California realiza trabajos de baches en aproximadamente 100 ciudades de la costa oeste, utilizando un proceso de mezcla de plástico llamado TrowelPave.

“Las ciudades simplemente están sorprendidas de que pueden arreglar un bache y nunca más volverlo a ver”, indica Weaver, que necesita obtener más fondos para su pequeña empresa antes de que pueda participar en la pavimentación de carreteras. “Todo lo que hay alrededor de la carretera podría modificarse antes de que falle el bache”.

El proceso de pavimentación de Weaver, que combina asfalto reciclado con MDI (metileno difenil diisocianato) uretano, fue probado durante cinco años por la Universidad de Nevada en Reno.

“Es ciento por ciento pavimento de asfalto reciclado”, asegura Elie Hajj, profesor asistente de ingeniería en la universidad, que se especializa en investigación de pavimentación. “Se pulveriza, se agrega el plástico líquido y de ahí sale una mezcla fría que se puede usar como superficie” en la carretera.

Una compañía escocesa, MacRebur, afirma que está empezando a desarrollar contratos para colocar las bolitas de plástico reciclado (una docena o más podrían caber en la palma de una mano) en el asfalto. Su CEO, Toby McCartney, en un video en el sitio web de la firma, recordó haber visto por primera vez el proceso de infusión de plástico en la India.

“Seguramente, mucha gente pensó en eso. Pero simplemente lo alcanzamos y encontramos la combinación correcta”, comentaba.

Otro participante en el mercado de la carretera de plástico es una coalición de tres corporaciones holandesas que formaron PlasticRoad, una compañía que dice que en última instancia tiene la intención de construir carreteras hechas de plástico reciclado al ciento por ciento.

“Hemos creado un revestimiento especial, con seguridad comprobada, para asegurarnos de que el plástico tenga una superficie rugosa y no resbaladiza”, comentó Anne Koudstaal, inventor de PlasticRoad. “Estamos tratando de hacer el camino completo a partir de residuos plásticos”.

Infobae

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *