Brasil desmiente plan de privatización del acuífero Guaraní


El gobierno de Brasil afirmó este viernes que el acuífero Guaraní es un bien público que no puede ser privatizado, después de que manifestantes ocuparan esta semana propiedades de Coca-cola y Nestlé ante rumores de que pretenden comprar el gigantesco reservorio de agua dulce.

La legislación determina que el agua es de dominio público y por eso no puede ser explotada por la iniciativa privada, afirmó el gobierno en un comunicado durante el último día del 8º Foro Mundial del Agua en Brasilia.

El evento reunió a gobernantes, investigadores y empresarios de todo el mundo para discutir soluciones para un planeta en el que miles de millones de personas no tienen garantizado el acceso al agua potable.

Mientras transcurría el Foro, militantes del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) protestaron ocupando por algunas horas instalaciones de plantas de Coca-Cola en Brasilia y de Nestlé en Minas Gerais, alegando que la cita internacional estaba siendo utilizada por la Organización de las Naciones Unidas para vender las aguas a las multinacionales.

Estos rumores de que el gobierno de Michel Temer pretende privatizar el segundo mayor acuífero de Brasil circulan en la web por lo menos desde 2016, pero cobraron fuerza en enero de este año.

En el comunicado ayer viernes, el gobierno niega esa posibilidad y sostiene además que el acuífero está protegido por acuerdos internacionales.

Los cuatro países que son abastecidos por el Guaraní, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, firmaron un documento que establece normas de conservación y uso sustentable del mismo.

La empresa Nestlé se reafirmó en un comunicado que no extrae agua de ninguna parte del acuífero Guaraní en América del Sur, incluyendo Brasil. No tenemos planes de realizar extracción en el acuífero ni discutimos este asunto con las autoridades brasileñas, subraya el comunicado.

Brasil es el país con mayor oferta hídrica del mundo, al atesorar el 12% de las aguas dulces del planeta, y si se incluyen las aguas que nacen en países fronterizos y pasan por su territorio, este porcentaje se eleva a 18%, según cifras oficiales.

El acuífero Guaraní, con una extensión de 1,2 millones de kilómetros cuadrados, es el segundo mayor manantial subterráneo de Brasil, después del sistema Grande Amazonía.

Según investigaciones citadas por el gobierno, tiene la capacidad de abastecer a la población brasileña durante los próximos 2.500 años.

Elpaís py

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *