Importantes hallazgos contra la pobreza, hechos en un laboratorio


La lucha contra la pobreza y la desigualdad en Latinoamérica y el Caribe se realiza también ‘in vitro’

En este laboratorio no hay probetas humeantes ni hombres con batas blancas impolutas. Hay libros, sillas, un escritorio con una laptop y una vista parcial a la ciudad de Washington. Los hombres de blanco son economistas. Las probetas, imaginarias, contienen data. Los experimentos producen medicinas para atajar la pobreza: datos económicos con un nivel de detalle que es casi como entrar a los hogares de la gente para ver el bienestar familiar con tus propios ojos.

Se trata del laboratorio de la equidad para Latinoamérica y el Caribe (LAC Equity Lab, en inglés), un centro de investigación virtual que es responsable de algunos hallazgos notables recientes: por ejemplo, que la clase media dejó de crecer en la región o que la pobreza dejó de caer. Hablamos en su oficina-laboratorio con el líder de este emprendimiento, el economista Óscar Calvo, responsable del Banco Mundial para la investigación de la pobreza en Latinoamérica y el Caribe.

Pregunta. Descríbanos qué es este «laboratorio» latinoamericano para la equidad.

Respuesta. En efecto, nuestro laboratorio no tiene físicos o químicos sino economistas, que usan la estadística para tomar el pulso y diagnosticar la realidad socioeconómica de la región latinoamericana. Lo que nos distingue de otras fuentes de información económica disponibles es nuestro enfoque preciso, que nos permite «entrar» a los hogares de la gente. Gracias a esto, podemos sacar una radiografía no solo de lo que está pasando sino de por qué está pasando. Por ejemplo: nos permite saber no solo si la pobreza está bajando o no, sino también qué tipo de ingresos ayudan a que la pobreza disminuya.

P. ¿De qué manera contribuye el laboratorio al desarrollo de la región latinoamericana?

R. Contribuye a responder muchas preguntas relevantes, por ejemplo si el crecimiento está beneficiando tanto a los pobres como a los que no lo son; si las políticas fiscales ayudan a reducir la desigualdad, o si el desempleo está afectando en mayor medida a los más pobres. Nos planteamos preguntas con un ángulo distributivo, de incidencia sobre la equidad en la región. Lo destacado es que tenemos una gran variedad de indicadores, tales como desigualdad, distribución de los ingresos, género, mercados laborales, entre otros. Y una contribución importante de nuestro laboratorio es que permite a los países compararse entre sí y a lo largo del tiempo.

P. ¿Algún ejemplo notable de un descubrimiento o hallazgo gracias a este laboratorio?

R. El equipo del laboratorio fue creador de lo que se conoce como el «índice de oportunidades humanas», que es una manera de medir no solamente el acceso a determinados servicios básicos como agua y saneamiento, sino también cuán equitativo es ese acceso. Esta es una innovación metodológica, pero más allá de esto en el laboratorio también hemos detectado algunos de los grandes cambios socioeconómicos de la región: por ejemplo, hemos detectado que la clase media ha dejado de crecer, o que la pobreza y la desigualdad ya no están disminuyendo. Ahora bien, quizá lo más importante no sea tanto estos grandes descubrimientos, sino la capacidad de desmenuzar los datos, de analizarlos de diferentes maneras.

P. ¿Qué significa poder diseccionar los datos?

R. Quiere decir que no se trata simplemente de saber el porcentaje de hogares que tienen acceso al agua, sino de que podemos ver cómo se comparan los que viven en zonas urbanas con los que viven en zonas rurales. O cómo se comparan los pobres con los ricos por diferentes niveles de ingresos. Hay muchas posibilidades en el uso de los datos con una granularidad o detalle muy grande.

P. Imaginamos que este laboratorio no es de «acceso restringido».

R. Es de acceso abierto. Es más, lo vemos como un bien público para la región, que nos gustaría que se use más ampliamente. De hecho, en este sentido, estamos muy contentos de haber lanzado un concurso de blogs, para incentivar a que la gente lo visite y utilice para hacer sus análisis de la realidad latinoamericana. Tenemos muchas expectativas y estamos deseosos de leer sus entradas, y aprender de ellas, porque estamos seguros de que a los participantes se les ocurrirán cosas que a nosotros no se nos han ocurrido. Seguro que hay muchísimos descubrimientos que los lectores que se animen a entrar al laboratorio harán ellos mismos.

Elpaís

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *