Liebres y conejos, iguales pero distintos


Las liebres y los conejos están emparentadas biológicamente, pero tienen varias diferencias.

El conejo es más pequeño que la liebre y tiene las orejas más cortas. Las liebres tienen un iris de color ámbar con pupilas negras. En tanto, los conejos tienen los ojos de color marrón oscuro.

Los conejos silvestres viven en hoyos que ellos mismos cavan y tienen allí a sus crías. Por su parte, las liebres viven a cielo descubierto en campos y praderas, y se refugian en pequeñas ondonadas naturales.

Mientras que los conejos viven en colonias, las liebres son más bien animales solitarios. A diferencia de los conejos, que nacen con los ojos cerrados y casi sin pelo, las liebres ya están casi totalmente desarrolladas al nacer.

Ambas especies son muy prolíficas y pueden tener más de doce crías por año.

De acuerdo con la tradición popular del norte europeo, las liebres y los conejos simbolizan el despertar de la naturaleza en la primavera, que en el hemisferio norte coincide con la época de Pascua.

abc

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>