Lecciones que puedes aprender de tu primer trabajo


Sobrevivir a la falta de experiencia, al miedo de principiante, a las exigencias o a la competitividad que supone la primera experiencia laboral no es tarea sencilla. La buena noticia es que mientras aprendes a lidiar con todas estas variables, podrás adquirir una serie de lecciones de gran utilidad para tu vida profesional.

El primer trabajo nunca es una experiencia sencilla, dado que entran en juego un montón de variables como son el típico miedo de principiante, la falta de experiencia, adaptarte a un mercado laboral altamente competitivo, entre otras. A pesar del desafío que esto puede significar, si sabes aprovechar esta etapa puedes aprender una serie de lecciones que te acompañarán por el resto de tu vida profesional.

>> UNA BUENA ACTITUD IMPORTA MÁS QUE EL TALENTO

Puedes ser excelente cumpliendo con tus tareas, pero si nadie quiere trabajar contigo porque eres desagradable, de nada te servirá ser un experto. Razón por la que desde el día cero debes entender que mantener una actitud positiva es la clave para marcar la diferencia.

>> NO TE TOMES A PECHO LAS EVALUACIONES LABORALES

Ningún profesional es tan bueno o tan malo como dice su evaluación. Por eso en lugar de tomarte tan a pecho lo que este documento dice, aprovecha para tener en cuenta aquellas críticas que consideres oportunas, dejando de lado todas aquellas que no te aportan nada.

>> APRENDER A CUIDAR TODOS LOS DETALLES

Tal vez no eres una persona detallista, pero manejar esta cualidad en el ámbito laboral puede marcar la diferencia. Si quieres ganarte la confianza tanto de tus colegas como de tus jefes debes aprender a cuidar los detalles e intentar mejorar de forma constante.

>> NI UN GRAN SUELDO JUSTIFICA UN TRABAJO ABURRIDOR

Ni un sueldo abultado ni una cantidad inmensurables de beneficios justifica estar en un trabajo en el que te sientes anestesiado. A no ser que estés obligado por alguna situación personal o familiar, lo mejor es que cuanto antes dejes atrás ese puesto.

>> TENDRÁS QUE CUMPLIR CON TAREAS QUE NO TE GUSTAN

Al comienzo de tu carrera tendrás que estar dispuesto a hacer un montón de cosas que en la universidad ni imaginabas. Sólo cuando demuestres que tienes lo que hace falta para ocupar el puesto, te ganarás el derecho a tomar más trabajos que te gusten.

>> ADAPTARTE A LA CULTURA DE LA EMPRESA

Si quieres evitar roces o malos entendidos durante esta primera experiencia, es importante que te adaptes a la cultura de la empresa. Cabe mencionar que esto no quiere decir traicionar tus principios.

>> NADIE PUEDE SABER LO QUE QUIERES SI NO LO DICES

Si nunca opinas sobre nada, darás a entender que estás de acuerdo con todo. Por eso, cuando puedas no pierdas la oportunidad de hablar de tus metas o lo que te gustaría mejorar. Recuerda que nadie puede saber lo que quieres si tú no lo expresas.

>> SIEMPRE SE PUEDE RENUNCIAR A UN TRABAJO

La idea de que en algunos trabajos no se puede renunciar es tan sólo un mito. Si te sientes maltratado, explotado, poco valorado o aburrido, no dudes que la mejor decisión que puedes tomar es irte.

>> NO PIERDAS DE VISTA OTRAS OPORTUNIDADES

Es erróneo esperar a estar aburrido de tu trabajo para comenzar a buscar nuevas oportunidades. Lo aconsejable es que siempre estés alerta o te informes sobre las ofertas disponibles, nunca sabes cuándo podrá aparecer el trabajo de tus sueños.

>> NO OLVIDES DEL “POR FAVOR” Y EL “GRACIAS”

Los buenos modales son hábitos que deben acompañarte siempre, especialmente en el ámbito laboral. Nadie quiere trabajar con personas soberbias o poco agradecidas, así que no olvides recurrir al “por favor” o al “gracias” cada vez que sea necesario.

universia

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *