Muchos sintierras dejan Santa Lucía, que es mostrado como el ejemplo


Muchos sintierras abandonaron las casas prefabricadas y los lotes que les fueron entregados por el Indert en la colonia Santa Lucía, a pesar de que el Estado realiza su máximo esfuerzo en materia de reforma agraria, admitió ayer el presidente el ente agrario, Lic. Justo Cárdenas.
El Gobierno construyó casas prefabricadas en Santa Lucía, muchas que fueron terminadas ya fueron abandonadas por los beneficiarios, según confirmó el Indert. / ABC Color

El presidente del Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), Justo Cárdenas, califica a la colonia Santa Lucía, de Itakyry, Alto Paraná como “un sueño hecho realidad”, “un hito en la historia agraria del país”, pero lo concreto es que no hay decisión sobre qué rubros producir, y muchos beneficiarios están abandonando sus lotes y casas, según confirmó el presidente del ente.

Cárdenas, en compañía de los ministros de Agricultura, Jorge Gattini; de Planificación, José Molinas, y el General Máximo Díaz Cáceres, del Centro de Coordinación de Operaciones de Paz, se reunió días atrás con los colonos en Santa Lucía.

En dicha oportunidad y tras constatar la situación mencionada, Cárdenas enfatizó que “la institución no permitirá que ninguno de los colonos abandone su lote”.

Añadió que el Gobierno está extremando sus esfuerzos a fin de brindarles todos los servicios básicos, como agua potable, vivienda, luz, escuela, centro de salud y caminos.

“Santa Lucía constituye el caso más emblemático de recuperación de tierras públicas para destinarlas a los compatriotas sujetos de la reforma agraria, razón por la cual se procederá a verificar minuciosamente si hay casos en que algunos de los adjudicados no esté ocupando su respectivo lote”, acotó.

“En caso de que esos casos de especulación sean constatados , nosotros vamos a volver a recuperar esas parcelas, tal como lo dice el Estatuto Agrario que establece claramente que cada adjudicado debe ocupar y trabajar la tierra que se le otorga”, declaró Cárdenas.

Durante la asamblea, los colonos demostraron sospechosamente que solo quieren el título de sus parcelas, y no mostraron mayor interés en producirlas ellos mismos.

Las autoridades presentes pusieron a disposición varias opciones, la más fuerte, el alquiler a sojeros de la zona, otros mencionaron querer sembrar yerba mate, ka’a he’ê, etc. También trascendió que la gran parte de los asociados de la comisión vecinal de Santa Lucía, en realidad no viven en sus lotes y casas.

Y cuando está llegando algún representante del Indert a la zona, uno que actúa de campana activa el sistema criollo de aviso, explotando petardos según sea el caso.

Al respecto, Cárdenas dijo que se trata de pequeños problemas que se irán corrigiendo y no habrá marcha atrás. Santa Lucía cuenta con 3.500 Ha. y allí fueron tras-
ladadas más de 500 familias desde una ocupación de Ñacunday.

abc