Con US$ 6 millones, Indert iniciará un plan para mecanizar 100.000 ha


El Indert gastará inicialmente unos G. 27.000 millones (US$ 5,93 millones) en la primera etapa del plan de destronque de unas 100.000 hectáreas en asentamientos campesinos, anunció su titular, Justo Cárdenas. Con dicha acción, el ente agrario se expone a infringir la ley de deforestación cero.

“El objetivo es el destronque de las tierras en las colonias del Indert, en 120 comunidades, para lo cual estamos finiquitando los trámites administrativos en el Ministerio de Hacienda a fin de obtener la transferencia inmediata de un poco más de G. 27.000 millones”, informó el presidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra, licenciado Justo Cárdenas.

Es importante recordar que el 29 de agosto de 2013, el Parlamento aprobó la ley que extiende la prohibición de cambio de uso de la tierra, más conocida como “ley de deforestación cero”, hasta el 31 de diciembre de 2018 en la región Oriental.

En este sentido, ante la ambigüedad del concepto “destronque”, en el caso de que no sea solo quitar raíces y constituya cambio de uso de la tierra, aunque sea parcialmente y en parcelas pequeñas, el Indert estaría infringiendo dicha normativa ambiental.

Sobre el tema también habló el ministro de Planificación, José Molinas, quien participó de la reunión con miembros de la Junta Consultiva y del Programa Sembrando Oportunidades.

Molinas explicó que el Gobierno busca asegurar la posibilidad de que las familias más vulnerables puedan sembrar sus parcelas y comiencen a producir alimentos de consumo y de renta, logrando así un arraigo pleno en sus respectivos inmuebles agrícolas.

“Queremos dejar de lado el modelo de agricultura familiar del siglo XIX y pasar a un sistema de producción tecnificada del siglo XXI”, resaltó.

De acuerdo al citado plan, en la primera etapa de trabajos se centrará en la modernización y mecanización de la agricultura familiar campesina, previéndose plantar en los asentamientos priorizados por el Gobierno en el 80 por ciento del área sésamo; 14% maíz y el resto, poroto.

“Además de la asistencia para la producción, el objetivo es asegurar la comercialización de los productos y la instalación de los servicios básicos como viviendas, agua, caminos, electricidad, escuelas y centros de salud”, según se explicó.

Unas 10.000 hectáreas al inicio

El Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra financiará en una primera etapa el destronque de unas 10.000 hectáreas en asentamientos rurales ubicados en 14 departamentos del país y en una segunda etapa se pretende llegar a unas 100.000 hectáreas, según informó el presidente del ente, licenciado Justo Cárdenas.

La información oficial señala que los trabajos se centrarán básicamente en la mecanización de la finca familiar campesina, y se tiene previsto plantar rubros como el sésamo, maíz y poroto, con los que se estima se generaría un ingreso de US$ 13 millones.

La inversión se hará con fondos provenientes de la Itaipú y del MAG (crédito del Banco Mundial).

abc