Cuantiosas pérdidas a causa de las intensas lluvias en sector agropecuario


Considerables pérdidas en tomate, melón y sandía se registraron en el último mes en el departamento de Alto Paraná por causa de las constantes lluvias, sostuvo Ciro González, presidente de la Cámara Frutihortícola del Para­guay.

Comentó que en el caso del tomate, las pérdidas económicas son más acen­tuadas, tomando en cuen­ta los elevados costos que requiere para su produc­ción. El melón y la sandía no pudieron generar los ingresos esperados en vís­peras de año nuevo.

“Ya se fundió mucho. El tomate tiene una merma del 50%. La gente esperaba 5 kilos por planta y ape­nas da 2 kilos por planta”, mencionó.

Remarcó que estos pará­metros corresponden a las parcelas que se manejan sin infraestructura. Bajo invernadero también hubo pérdidas, cercanas al 20%. Explicó que el exceso de humedad propició la apa­rición de enfermedades y que los cambios bruscos a días soleados hicieron que los tomates maduraran antes de ganar un mejor peso.

“Hay alguna producción a que le viene bien la lluvia, como el caso del zapallito y el repollo. Entonces los que se enfocaron en estos rubros tuvieron buenos retornos”, dijo.

EXPECTATIVA CAÍDA

Con el melón había mu­cha expectativa en la zona del Yguazú porque se desarrollaba muy bien. Sin embargo, en el tramo final, por causa de la llu­via se perdió el 70% de los frutos.

“Sufrimos las consecuen­cias y estamos buscando el equilibrio”, remarcó Ciro González.

La lluvia y la humedad que no paran desde hace meses echaron a perder el 90% de la producción de la sandía de los productores de Tavapy, Alto Paraná y por primera vez en ocho años se canceló la Fiesta de la Sandía, informó Marce­lina García, del Ministerio de Agricultura y Ganadería a los medios de prensa.

“Paraguay exporta piña y banana y estamos abo­cados a la creación de una cooperativa de frutihortí­colas y apicultura con un grupo de productores y desde el año nuevo pensa­mos reunirnos para tener una precooperativa, infor­mó Simón Benítez, presi­dente de la Federación de Productores Frutihortíco­las del noveno departa­mento de Paraguarí.

Más allá del calentamien­to global, son los eventos extremos, como la sequía, el exceso de precipitacio­nes, el granizo, las heladas y otros eventos, los que re­presentan los retos futu­ros para la agricultura en el Paraguay, sentenció el investigador Mohan Kohli, de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comer­cializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

A nivel país aún no se cierran números de cuánto fue la producción frutihor­tícola en este 2015, conclu­yó Benítez, no obstante ya se registran notables bajas en cuanto a provisión de tomate, melón y sandía por causa de las inclemen­cias climáticas.

Las últimas lluvias complicaron la faena de ani­males en los frigoríficos por la baja oferta, el ga­nado vacuno no encuentra salida del campo por las intensas precipitaciones. Unos 2 millones de bo­vinos están siendo afectados por las inundaciones en las zonas ganaderas, y se calcula una merma de más de 200.000 terneros, según el MAG.

5dias

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *