Austria advierte que crisis migratoria podría llevar al uso de la fuerza en las fronteras


Austria tendría que usar la fuerza para manejar cualquier acumulación de inmigrantes si Alemania decide no permitirles más la entrada a través de su frontera compartida, pero Viena seguirá trabajando codo a codo con su vecino para acelerar el flujo migratorio, dijo el martes el Gobierno austríaco.

Alemania ha vuelto a imponer los controles fronterizos y limitó el tráfico ferroviario desde Austria en un esfuerzo por desacelerar el flujo de inmigrantes, que llegan de a miles por día a territorio germano.

En cambio, Austria está permitiendo ampliamente el ingreso de personas que buscan asilo y refugio -la mayoría tras huir de los conflictos en Oriente Medio- luego de su paso por Hungría, sin imponer restricciones y habilitando su traslado a Alemania.

Consultado por un periodista sobre qué pasaría si Alemania «sella la frontera», la ministra del Interior austríaca, Johanna Mikl-Leitner, dijo: «Entonces habrá una acumulación masiva (de inmigrantes) acá en Austria y, por lo tanto, necesitaremos una pronta respuesta europea».

«O seguimos como hasta ahora, o habrá controles estrictos en las fronteras», dijo la ministra a periodistas antes de una reunión de Gabinete. «Pero entonces debemos suponer que surgirán imágenes de (uso de la) fuerza, que el uso de la fuerza será necesario», agregó.

La suspensión en Alemania del flujo habitual en una de las principales redes de trenes que la unen con Austria ha generado que muchos inmigrantes crucen la frontera de otras maneras. Cientos hacen fila a diario en un punto limítrofe cercano a la ciudad austríaca de Salzburgo.

El canciller austríaco, Werner Faymann, ha enfatizado la importancia de la coordinación con Alemania en el tema, aún cuando los vecinos no siempre han actuado mancomunadamente en la crisis que generó este año una ola de cientos de miles de inmigrantes que buscan ingresar a la Unión Europea (UE), huyendo de la guerra y la pobreza en Oriente Medio y África.

Alemania, la principal economía de la UE y destino final al que aspira la mayoría de los inmigrantes que llegan a Austria, espera que la cantidad de arribos a su territorio este año alcance los 800.000, y advirtió el martes que había un límite a la cantidad de personas que podía recibir.

reuters

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *