Obesos mórbidos relatan su lucha titánica para obtener el peso ideal


El 57% de la población tiene sobrepeso u obesidad en el país. Los participantes de Cuestión de Peso comentan su experiencia.

El impedimento de desplazarse por sus propios medios, no caber más en su vehículo, no poder jugar fútbol ni practicar deportes, motivó a Luis Alberto Báez (30) con 228,600 kilogramos; que sufre de obesidad mórbida, a iniciar un tratamiento integral para bajar de peso para tener una vida saludable.

Padece de obesidad desde la niñez y su objetivo es lograr el peso saludable de 80 kilos, es decir tiene que eliminar 148 kilos. Actualmente, trabaja en su puesto de venta en el Mercado de Abasto.

“Una vez me quedé dormido en el semáforo”, rememora el joven que sufre de apnea, una de las tantas consecuencias de la obesidad, considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia de este siglo.

El 57,6% de la población sufre de sobrepeso u obesidad, según una Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud Pública del año 2013.

VIVENCIA. La experiencia de los obesos mórbidos participantes del programa televisivo Cuestión de Peso; que se emite de lunes a viernes de 18.30 a 20.00 por Telefuturo, refleja que este grupo se expone no solo a las enfermedades que trae consigo la obesidad sino que también son víctimas de la discriminación.

Una lucha titánica contra la obesidad emprenden todos los días un total de 12 participantes en el Centro Integral de Salud de la Universidad Autónoma del Sur (Unasur).

“Siempre fui obesa. Tuve una vida sedentaria”, relata Monse Monges (24), otra de las participantes del reality show, que ya bajó 20 kilos de 107,6 kilogramos.

“Lo que no sabemos es que es una enfermedad”, dijo la joven al tiempo de recordar que siempre sintió la discriminación. Cree que su principal desafío será mantener su peso saludable, una vez que obtenga el alta médica.

Se cansaba al subir las escaleras en la facultad debido al exceso de grasa en el cuerpo, por lo que dejó de estudiar. Silvio Núñez (22) relató las constantes burlas que recibía en la calle. Hoy está a pasos de su alta médica. “Me está cambiando la vida”.

La nutricionista María Estela Ruiz, más conocida como Molly, explicó que los pacientes son sometidos a un tratamiento multidisciplinario que incluye el acompañamiento médico, plan alimentario (nutrición), acompañamiento sicológico y profesores de educación física, que planifican los ejercicios.

Cada paciente cuenta con un tratamiento individualizado de acuerdo a la edad, el peso y la talla. Aquellos participantes que quedan fuera de la competencia, tienen una cobertura de tratamiento libre durante tres meses, sin viandas.

“Mantener es mucho más difícil que el descenso de peso”, según Molly porque al dejar de lado los hábitos saludables uno vuelve a recuperar esos kilos bajados. El cambio de hábito y alimentación saludable debe ser “para siempre”.

ultimahora